Invertir en infraestructuras y tecnología, la receta para el puerto de Valencia

Invertir en infraestructuras portuarias y en tecnología en un contexto internacional en el que las cadenas de suministro se muestran más “frágiles” que nunca. Esta es la principal receta de Miguel Ángel Sánchez Valero para incrementar la competitividad del recinto portuario valenciano que el economista desgranó durante la gala del XX aniversario de la Fundación Valenciaport.

Según Sánchez, Valencia “necesita invertir” en infraestructuras portuarias para “satisfacer” el volumen de la demanda de mercado y “por la evolución de los modelos de negocio”. En este sentido, explicó que el transporte marítimo “está creciendo un 8% cada año y va a continuar subiendo”, señalando que el marítimo va a “captar incluso” cuota de mercado procedente de otros medios de transporte.

Asimismo, argumentó que Valencia cuenta con una ubicación “estratégica” en un contexto en el que las relaciones entre Estados Unidos y China no pasan por su mejor momento. “En parte, ese incremento de relaciones entre Asia y Europa se debe al enfriamiento entre Estados Unidos y China”, remarcó el economista valenciano.

A su juicio, Valencia “tiene un potencial enorme” para capturar ese volumen de mercado, y además, “tiene una relación histórica” con China que se remonta a la ruta de la seda. “Valencia puede capturar esas oportunidades, pero necesita invertir en terminales y en canales más profundos para satisfacer las necesidades de los barcos de mayor calado”, sostuvo el director de Estrategia y Transformación de empresas como Walmart o Nike.

Desarrollar nuevos modelos de negocio, vital para el economista

Para el economista, otra de las oportunidades que tiene Valencia es “agregar valor y diferenciación” desarrollando nuevos modelos de negocio. En concreto, Sánchez hizo hincapié principalmente en el comercio electrónico, además de la cadena del frío y la logística verde, entre otros.

En palabras de Sánchez, Valencia podría convertirse en un” centro neurálgico” para el comercio electrónico, siempre y cuando pueda satisfacer las necesidades “específicas” de este tipo de comercio y se convierta “en la opción por defecto”.

En esta línea, instó al puerto de Valencia a “invertir en tecnología, y es que estamos a punto de vivir una revolución tremenda”. Como ejemplo, el economista apuntó al uso de la realidad virtual en los puertos: “Según un estudio, cuatro de cada cinco puertos van a estar utilizando esta realidad virtual, así como la inteligencia artificial, el reconocimiento visual o los vehículos autónomos”.

En cuanto a la demanda de cadenas de suministro en frío, señaló el incremento de la importancia de los productos perecederos, “pero se necesitan instalaciones especiales”. Por último, apuntó a los cruceros como otras de las oportunidades para Valencia, puesto “que la demanda de cruceros en el Mediterráneo se ha cuadruplicado este año”.