La intermodalidad ferroviaria, analizada en el Cliper del puerto de Baiona 

La intermodalidad ferroviaria ha marcado la vuelta a las reuniones presenciales del Club Logístico Intermodal Portuario de la Euro-Región (Cliper) del puerto de Baiona. En esta primera convocatoria del 2022 la respuesta fue masiva, con casi un centenar de asistentes, por lo que las visitas a las empresas debieron realizarse en dos grupos. 

La vuelta a la normalidad asociativa se produjo el pasado 24 de marzo, para realizar una visita guiada al CEF (European Freight Center) de Mouguerre en la que, además de conocer las próximas inversiones en esta infraestructura, se pudo conocer la operativa de las empresas intermodales Ambrogio y Novatrans, radicadas en la instalación.

La jornada comenzó con la visita, en dos turnos, a las empresas que están especializadas en el movimiento de mercancías a través de ferrocarril, favoreciendo la intermodalidad tren-barco y tren camión. En su ubicación del CEF, Novatrans opera cuatro vías férreas equipadas con dos grúas pórtico para la carga y descarga de UTIs y mantiene conexiones regulares con Dourges, Valenton, Burdeos, en Francia; y Colonia y Ludwigshafen, en Alemania; y Amberes en Bélgica. Por su parte, Ambrogio ofrece conexiones con Candiolo (Italia), Metz y Dourges (Francia) y Duisburg (Alemania). A partir de estas terminales, ambas compañías atienden un mercado más amplio en Europa y Reino Unido a través de conexiones intermodales.

Francois le Freche, David Hugla, Frederic Lux y Stephane Hubert

Thibault Fruitier, director general de Novatrans, explicó las características de la terminal en el CEF y como, tras una época de menor tráfico, en los últimos años se ha más que duplicado el servicio combinado hacia el norte de Europa, retirando de la carretera más de 40.000 camiones por año. Su actividad se centra en el transporte de contenedores de 45 pies, con equipo de todo tipo, en convoyes mixtos o dedicados, como las 4 circulaciones semanales propias de Transfennica Logistics, cuyo Country Manager, Axel Dewaleyne, participó de la visita. 

Por su parte, Alberto Ambrogio ejerció de guía en la visita a su terminal multimodal, señalando las ventajas de este tipo de transporte frente a la carretera. Así, a partir de los años 60 del siglo pasado, el transporte por carretera ha ido perdiendo importancia para la compañía, que ha apostado por el ferrocarril. Cuenta con equipo propio, alrededor de 400 contenedores y unas 1.300 unidades intermodales (cajas móviles) equivalentes a contenedores de 45 pies, con capacidad para transportar cualquier tipo de mercancía. Ambrogio dispone de terminales propias desde la que puede atender los mercados de centro y norte Europa. 

Alberto Ambrogio, director de Ambrogio Intermodal en el CEF de Mouguerre

Proyecto de ampliación del CEF

Tras la presentación de las empresas fue el turno de dar a conocer los planes de expansión del CEF de Mouguerre -y en el Parque de Actividades de Lahonce adjunto- donde está previsto un desarrollo a lo largo de los próximos años. Intervinieron el alcalde de Lahonce, David Hugla, y el director del proyecto de ampliación, Francois le Freche. Éste dejará su puesto en las próximas semanas para hacerse cargo de un nuevo proyecto en la zona de Dax. No obstante, la ampliación seguirá adelante en un cronograma a 10 años que, en lo referido al CEF tendrá sus principales hitos entre 2023 y 2025. Cabe recordar que entre ambas ubicaciones (CEF de Mouguerre y Parque de Actividades de Lahonce) suman 100 hectáreas (70 en Mouguerre y 30 en Lahonce), que dispone de 6.700 metros de vías férreas (2.500 metros electrificados) y están situadas junto a las autopistas A63 y A64. 

140.000 UTIs por año

La intención de estas inversiones pasa por incrementar el movimiento de mercancías por ferrocarril. En el 2019 la ratio en Europa era del 19%, en Francia el 9%, y en el Arco Atlántico alcanzaba tan sólo el 4%. De ellas, el CEF movilizó 50.000 UTIs, el 2,3% del Arco Atlántico. El plan a 2030 prevé incrementar el movimiento de mercancías por ferrocarril en Francia a un 18% y en el Arco Atlántico, un 6,9%. En este total, el CEF de Mouguerre prevé mover 140.000 UTIs, alcanzando un 5,2% del total de Arco Atlántico  

Thibault Fruitier, director general de Novatrans

David Hugla dio cuenta de la reciente constitución (febrero pasado) de una sociedad pública para el desarrollo de la zona logística, en la que detalló que se invertirán 17 millones de euros de dinero público y hasta 50 millones de inversión privada. Por su parte, Francois le Freche actual director del proyecto, detalló que las ampliaciones de las instalaciones de Ambrogio y Novatrans serán operativas en 2024 y 2025, mientras que el primero de los proyectos en ver la luz, el año próximo, será la instalación del proyecto de ferroutage (transporte combinado de semirremolques sobre plataformas de ferrocarril entre dos terminales) impulsado por Brittany Ferries, que unirá esta terminal con el puerto normando de Cherburgo, para alcanzar el mercado británico y un corredor ferroviario con el puerto de Le Havre, uno de los principales puertos oceánicos franceses. Esta instalación también va a favorecer el incremento del número de vías en la plataforma, la electrificación de las mismas y alargar su longitud para poder operar trenes de 750 metros.

Una vez finalizada la presentación, los miembros de Club Cliper del puerto de Baiona pudieron disfrutar del tradicional trabajo en red en torno a su fórmula de éxito de “vino y tapas”.  Un reencuentro esperado en modo presencial, tras 26 meses de ausencia obligados por la pandemia. En este tiempo el Cliper no ha permanecido inactivo y, entre otras acciones, celebró una jornada on-line. Además, también fueron llamados a participar en la Jornada y Bolsa de Cereales del puerto de Baiona, Agri’Vrac, que tuvo lugar los pasados 30 de septiembre y 1 de octubre.

La visita se realizó en dos grupos

Cabe recordar que el Club Cliper del puerto de Baiona ha reunido a sus miembros, alrededor de un centenar, en 38 ocasiones en forma presencial, a razón de cinco reuniones ordinarias anuales los últimos jueves de cada mes impar, en ambos lados de la frontera vascofrancesa, para su estrategia de “trabajo en red”. En esta ocasión asistieron a la reunión el presidente y el vicepresidente del Club, Stephane Hubert y Frederic Lux, además de representantes del puerto de Baiona, como su director general, Pascal Marty y los responsables comerciales, Olivier Fayola y Joxan Madinabeitia.