Más inversiones en infraestructuras logísticas de Cantabria

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, ha presidido este jueves la presentación del estudio de viabilidad y alternativas del tramo Bilbao – Santander del Corredor Cantábrico – Mediterráneo. Previamente, mantuvo una reunión con el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, para tratar temas de interés común. 

Raquel Sánchez estuvo acompañada por la delegada del Gobierno en Cantabria, Ainoa Quiñones, por la presidenta de Adif, María Luisa Domínguez, por el secretario general de Infraestructuras, Xavier Flores, y por el director general de Planificación y Evaluación de la Red Ferroviaria del Ministerio, Casimiro Iglesias, encargado de exponer el proyecto.

La ministra Sánchez ratificó el “firme compromiso” del Gobierno con la llegada de la Alta Velocidad, la mejora del Cercanías, el acondicionamiento de La Hermida y el desarrollo del Centro Logístico del Llano de la Pasiega. Sobre la conexión ferroviaria con Bilbao y pese al coste que supondrá –“por encima de los 2.000 millones de euros”-, ha apuntado Revilla que la Comunidad Autónoma “no va a renunciar” a un tren que permitiría conectar la región con la Y vasca, con Europa y con el valle del Ebro, y que tendría paradas en Laredo y Castro, “aunque se tarde un poco más”.

Según ha dicho, la iniciativa cuenta también con el apoyo del lehendakari Íñigo Urkullu, con quien se reunirá el próximo 20 de abril para abordar este y otros asuntos de interés para ambas comunidades autónomas.

Desarrollo de La Pasiega

El otro tema de calado, el Centro Logístico e Industrial de La Pasiega, será “un foco fundamental de atracción de empresas y de desarrollo económico” y marcará “un antes y un después” en la Comunidad Autónoma, según ha indicado el presidente regional, Miguel Ángel Revilla, en la presentación del proyecto, que ya ha recibido el visto bueno de la Comisión Regional de Ordenación del Territorio y Urbanismo (CROTU) y que será ratificado por el Consejo de Gobierno la próxima semana.

Tanto el presidente como el consejero de Industria, Javier López Marcano, y el presidente del Puerto de Santander, Francisco Martín, han repasado los pasos que seguirá el proyecto una vez aprobado definitivamente por el Consejo de Gobierno la próxima semana, un trámite que permitirá iniciar el proceso de expropiaciones y, al mismo tiempo, la licitación de las obras, con el objetivo de poner en marcha en 2023 una primera fase que, en un plazo de 18 meses, permitirá habilitar más de 500.000 metros cuadrados de suelo industrial.

La construcción supondrá en total una inversión de 120 millones de euros e incluirá una estación intermodal de 1,5 kilómetros, cuya construcción ha sido comprometida por el Gobierno central. El Proyecto Singular de Interés Regional (PSIR) de La Pasiega, aprobado definitivamente la Comisión Regional de Ordenación del Territorio y Urbanismo (CROTU) tras años de compleja tramitación, está concebido como una actuación integral estratégica para dotar a Cantabria de una plataforma logística intermodal e interregional, en estrecha relación con el Puerto de Santander.

La plataforma tendrá una superficie de 200 hectáreas y se ubicará en el corredor Santander-Torrelavega, el gran eje industrial de la Comunidad Autónoma, a 12 kilómetros del puerto de Santander, a 11 kilómetros del aeropuerto y a 10 kilómetros de las terminales ferroviarias de mercancías existentes en Muriedas y Torrelavega. Además, estará conectada a 4 autovías libres de peaje (A-8, A-67, S-30 y S-10) y a la N-623 (Santander-Burgos).

La Pasiega contempla también la construcción de una nueva terminal ferroviaria intermodal de 140.343 metros cuadrados, en el ámbito de la línea Santander-Palencia, además del vial Villaescusa-Carandía, incluido en el Plan de Gestión Integral de Infraestructuras de Cantabria, que habilitará una nueva conexión entre las autovías S-30 y A-8 para vertebrar mejor la zona.