Jornada lúdica del Propeller Club del País Vasco – Bilbao Port

Miembros del Propeller Club del País Vasco–Bilbao Port han celebrado una nueva jornada lúdica, un encuentro dedicado al disfrute de sus socios, sin programar la habitual charla técnica, pero sin renunciar al trabajo en red. Se trata de la segunda vez que el club reúne a sus miembros tras la pandemia para una jornada sin otras pretensiones que estrechar los lazos entre sus miembros.

El año pasado miembros del Propeller Club del País Vasco–Bilbao Port visitaron el estadio de San Mamés, hogar del Athletic Club.

En esta ocasión, la incidencia del Covid-19 entre sus socios y el comienzo tanto de las vacaciones veraniegas, como el inicio de un fin de semana largo en Bizkaia restaron asistentes a un evento que habitualmente reúne a medio centenar de asistentes.

La jornada consistió en un desplazamiento para realizar una visita guiada a las bodegas Eguren Ugarte, situadas en Laguardia, localidad de Rioja Alavesa, seguida de una cata de vinos y de una comida de hermandad en la propia bodega y que consistió en el típico menú de la zona.

Miembros del Propeller Club del País Vasco–Bilbao Port, junto a la estatua del fundador de las bodegas

El viticultor dispone de 130 hectáreas de viñedo propio en los que cultiva y controla la producción de sus uvas de manera tradicional en armonía con las técnicas vitícolas más recientes.

Los miembros del Propeller Club del País Vasco–Bilbao Port pudieron conocer el proceso de elaboración en directo y pasear por una parte de los 2.000 metros de galerías excavadas en la cueva en las que descansan alrededor de 4.000 barricas de vino.

El fundador de la bodega, Vitorino Eguren Ugarte, ha recibido recientemente el Premio Mercurio Vida Empresarial, otorgado por el Club de Marketing de La Rioja. Este visionario, a pesar de sus casi 90 años de edad, todavía visita a diario su bodega y el “hotel de autor” en la propia bodega.