KeyPort, la herramienta de Bergé para el Puerto 4.0

La compañía Bergé ha presentado en el puerto de Santander la fase piloto del Proyecto KeyPort, una iniciativa vinculada al concepto de Puerto 4.0, consistente en la digitalización de los servicios y operaciones portuarias. Una forma de orientar el nuevo rol de la consignación mediante el uso de tecnologías de registro distribuido (DLT), la misma sobre la que se basa el Blockchain, que permite digitalizar y automatizar los servicios portuarios y comerciales, así como desarrollar nuevos servicios y nuevas maneras de prestarlos. Asimismo, Keyport responde al objetivo de compromiso medioambiental en los puertos para hacerlos, además de inteligentes, sostenibles.

Dentro de las múltiples aplicaciones que tiene este ecosistema digital, en esta primera fase se abordará la automatización de la operativa de gestión de residuos de acuerdo al Convenio Internacional MARPOL de la OMI para evitar la contaminación. Los siguientes pasos para el despliegue del proyecto irán encaminados a la sensorización de los buques para registrar los datos de los movimientos en los tanques de lastre y residuos, la detección automatizada de la entrada del buque en el puerto a través de la Inteligencia Artificial y el despliegue de nodos Keyport MARPOL en diferentes puertos españoles.

Con esta iniciativa piloto, desarrollada en Santander en colaboración con Puertos del Estados, la Autoridad Portuaria, Capitanía Marítima, las empresas prestatarias de servicios MARPOL y la consultora especializada en logística y tecnología Conceptual KLT, Bergé pretende marcar un punto de inflexión en la transformación sectorial de la comunidad logístico-portuaria.

Avance en la Industria 4.0

Bergé avanza en el desarrollo de la industria 4.0 para digitalizar los puertos españoles, complementando su proyecto Estiba +2022, en aras de que los dispositivos y activos estén interconectados (IoT) y los agentes puedan operar de forma interactiva. Un nuevo modelo de puerto que conlleva una transformación tecnológica que permitirá la interoperabilidad, el manejo de Big Data, descentralizar decisiones, realizar operaciones en tiempo real y que máquinas y personas puedan interactuar.

En definitiva, una red de puertos interconectados y con alto nivel de automatización que revertirá en mayor eficiencia y reducción de costes, un mejor uso de la infraestructura, una mayor competitividad de la industria con clara orientación a proporcionar transparencia y valor añadido al cliente final, y todo ello dentro de un marco inclusivo y con un alto compromiso medioambiental para el desarrollo de puertos sostenibles.

Anterior artículoLas Jornadas de la Gente de Mar, un reconocimiento a las tripulaciones
Siguiente artículoLos transportistas autónomos plantean al puerto de Valencia combatir la competencia desleal