Konecranes abandona su proceso de fusión con Cargotec

La fusión anunciada por las firmas Konecranes y Cargotec, especializadas en la fabricación de maquinaria de elevación, no seguirá adelante debido al veto que ha planteado la Autoridad de Competencia y Mercados del Reino Unido (CMA). A finales de 2021, Konecranes había reservado 56 millones de euros y Cargotec, por su parte, 57 millones de euros para los costes relacionados con la fusión, prevista para este mismo año.

Ambas compañías habían obtenido la autorización para su fusión de diversas autoridades de Competencia, siempre que se cumpliesen algunas condiciones. Así, la CE fue la última en autorizar, el pasado mes de febrero, una fusión que ya había sido aprobada por otras nueve autoridades competenciales, incluyendo la de la Administración Estatal para la Regulación del Mercado de China. Quedaba pendiente la muy importante autorización por parte del Departamento de Justicia de Estados Unidos. Tras el Brexit, Reino Unido también debía refrendar la fusión, un hecho que no se ha producido y que ha provocado la cancelación de todo el proyecto.

Se esfuma la posibilidad de crear una empresa europea fuerte en el sector

Las compañías habían ido tomando medidas para desprenderse del negocio de carretillas elevadoras Konecranes y Kalmar Automation y habían previsto el desglose de sus actividades en varias divisiones: la del sector industrial combinaría las áreas de negocio de servicios y equipos industriales; el sector marítimo, abarcando construcción naval, armadores y operadores; sector portuario y, finalmente, el segmento de transporte por carretera.

Las firmas Cargotec y Konecranes continuarán sus caminos por separado

La CMA británica ha considerado necesario eliminar otras actividades que habrían hecho desaparecer todos los negocios superpuestos de las dos compañías por lo que los consejos de administración de Konecranes y Cargotec han concluido, “en el mejor interés de las empresas y sus accionistas”, que la fusión se cancele.

La decepción es palpable en ambas empresas. Así, Christoph Vitzthum, presidente de Konecranes, señala que la combinación de ambas compañías, “habría creado una empresa que habría sido mayor que la suma de sus partes” y señala que Konecranes continuará impulsando su estrategia y persiguiendo el potencial de creación de valor de forma independiente. Por su parte, el presidente de Cargotec, Ilkka Herlin, declara que la combinación de ambas firmas “habría creado una empresa europea fuerte” que permitiría acelerar las capacidades compartidas para innovar, sin dañar la competencia. Tras la decepción por el abandono del proceso, Cargotec va a cambiar completamente su enfoque “en la ejecución de su estrategia propia y de nuevas oportunidades de creación de valor”.