La APV aportará 15 millones de euros al plan del litoral de la Generalitat Valenciana

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha anunciado su voluntad de impulsar un plan extraordinario de defensa del litoral y adaptación al cambio climático por un importe mínimo de 50 millones de euros, 15 de ellos aportados por la  Autoridad Portuaria de Valencia (APV).

El responsable del Consell, que ha comparecido en la sesión de control de Les Corts, ha pedido una «actuación fundamental y rápida», con la implicación del Ministerio de Transición Ecológica y de las entidades portuarias, para hacer frente al proceso de erosión «evidente y preocupante» que sufren especialmente las playas del sur de los puertos de Valencia, Gandía y Castelló.

El presidente valenciano ha pedido también abordar con el «máximo rigor» y pensando en el «interés general» el debate suscitado en torno a la ampliación del puerto de Valencia, una infraestructura que constituye un «motor imprescindible» para la economía y el empleo de la Comunitat, con 40.000 familias que viven de la actividad económica que genera, más de 23.000 empresas (tanto pymes como grandes empresas) que utilizan sus instalaciones como salida de sus productos al exterior y con el 70% de las exportaciones de Ford que pasan también por ellas.

En este sentido, se ha mostrado partidario de un modelo que garantice «un puerto más sostenible, más abierto en la ciudad y más competitivo», un objetivo que debe abordarse desde el «cumplimiento estricto» de la normativa medioambiental, ámbito en el que, ha recordado, «son los técnicos, y no los políticos» los que se deben pronunciarse sobre la vigencia de la Declaración de Impacto Ambiental.

Además, se ha mostrado también a favor de acciones para su integración en la ciudad y el área metropolitana (ha recordado que la entidad portuaria invertirá 9 millones para la desembocadura del río y financiará parte de la prolongación de la L10) o para dar un «nuevo impulso» a la Marina de València, y ha considerado también prioritario avanzar en la consecución del Corredor Mediterráneo.

Anterior artículoEl servicio Tarragona-Izmir, camino a la plena ocupación
Siguiente artículoLa náutica aporta músculo para convertir a Barcelona en sede europea de la economía azul