La Cámaras catalanas proponen medidas para minimizar el impacto económico del Covid-19

Las 13 Cámaras de Catalunya consideran que las medidas anunciadas por el Gobierno español son insuficientes para hacer frente a la magnitud del impacto social y económico del Covid-19, y propone una batería de propuestas:

1. Diferir todas las obligaciones fiscales y todos los pagos debidos a las administraciones públicas sin intereses ni recargos durante tres meses prorrogables.

2. Condonar las cuotas a la Seguridad Social de todos los autónomos durante tres meses prorrogables. El coste de la medida para el sector público seria de casi 2.600M€.

3. Exonerar a las empresas pequeñas y medias del pago de las cotizaciones a la Seguridad Social de sus trabajadores durante tres meses prorrogables a condición de conservar los puestos de trabajo. El coste de la medida para el sector público seríaa como máximo de 15.000M€.

4. Diferir el pago durante tres meses prorrogables (la deuda acumulada se prorrateará los 24 meses siguientes, sin intereses):
a. Alquileres por parte de empresas y de particulares en situación vulnerable.
b. Pago de los suministros de luz, teléfono y gas.
c. Préstamos e hipotecas en vigor.

5. Pago inmediato de las administraciones públicas de las facturas pendientes. Inyección de liquidez en la economía de 14.000 M€.

6. En la concesión de créditos con avales públicos pedimos:
a. Establecer mecanismos de concesión ágiles, transparentes y operativos, basados en criterios sencillos como el número de trabajadores, el valor del balance y la cifra de facturación antes de la crisis sanitaria.
b. Que se pongan en marcha antes del 1 de abril, que es cuando se pondrán de manifiesto los primeros problemas de liquidez.
c. Los préstamos tienen que tener una carencia de 6 a 12 meses y se tienen que poder devolver en 2 o 3 años.
d. Que el Gobierno español y las autoridades monetarias establezcan pautas de obligado cumplimiento en el sector bancario para asegurar que las líneas de financiación establecidas lleguen a todas las empresas que lo necesitan.
e. Establecer condiciones estrictas para evitar que las nuevas líneas de créditos sean utilizadas para financiar créditos anteriores, disminuyendo así el riesgo del sector bancario. Y que las condiciones del crédito sean de mercado especialmente favorables.
f. Hacer un sistema de vigilancia por parte del Banco de España para asegurar que los créditos están llegando rápido y no con una visión restrictiva.
g. Atender los microcréditos de los autónomos (hasta 4.000 euros) y los créditos pequeños de pymes (hasta 30.000 euros) rechazados por la banca comercial y atenderlos desde la ICF y el ICO.

El Consell General de Cambres de Catalunya señala en un comunicado que “son unos días decisivos en los que habrá que poner en marcha con urgencia las medidas económicas necesarias porque a final de este mes y principio del siguiente las empresas y los autónomos tendrán que hacer frente al pago de nóminas, préstamos, alquileres, etc, y aparecerán las primeras tensiones de liquidez en las empresas”.

“El sector financiero tiene un papel central en la contención de la crisis que estamos viviendo. Por eso, pedimos a todo el sistema bancario amplitud de miras y que ayuden a que las empresas salgan en las mejores condiciones posibles de esta crisis, porque de esto se beneficiará el conjunto de la sociedad, y por supuesto, también su propio negocio”.

El pasado martes el Consejo de Ministros hizo públicos los detalles de la implementación de los avales públicos para los créditos bancarios a empresas por un máximo de 100.000 M€. Estos avales del Estado permitirán refinanciar créditos a largo plazo, “pero no ayudará a solucionar los problemas de tesorería a corto plazo , sobre todo de las pequeñas empresas y autónomos. Además, tardarán a implementarse y la fecha del pago de las nóminas está próxima”, señalan las Cámara catalanas.

Por otro lado, el Estado ha rechazado una moratoria de impuestos generalizada, “lo cual puede llevar a muchas empresas y autónomos a tener que pedir créditos avalados para hacer frente a sus obligaciones fiscales. Hay que tener en cuenta que la moratoria aprobada de 30.000 euros por algunas empresas en el pago de las deudas tributarias hasta seis meses, con tres meses de carencia en el pago de intereses, es ahora totalmente insuficiente, teniendo en cuenta la intensidad de la crisis”.

Para finalizar, el Consell de Cambres recuerda que “la Unión Europea ha puesto en marcha un conjunto de medidas de amplio alcance para hacer frente a esta crisis y ha permitido la flexibilización de los criterios aplicados al déficit público y de las ayudas públicas. Asimismo, el Banco Central Europeo (BCE) ya ha anunciado que suavizará las exigencias de provisiones para créditos impagados por el Covid-19, bien sea por hipotecas o por el bien del sector empresarial”.

Anterior artículoEl 85% de la plantilla de Maersk teletrabaja
Siguiente artículoCumbre económica vasca: preparar el “día después” del coronavirus