La economía asiática retrocederá, aunque mantendrá su pujanza

Según el Banco Asiático de Desarrollo (BAD), como era previsible el crecimiento económico regional de Asia disminuirá considerablemente en el 2020 como consecuencia de los efectos negativos de la crisis del Covid-19, si bien se espera una recuperación de la zona durante el 2021. Según el informe del BAD, el crecimiento regional será del 2,2 por ciento para el ejercicio 2020, una revisión a la baja de 3,3 puntos respecto del 5,5 por ciento que había pronosticado el pasado mes de septiembre de 2019 el mismo Banco Asiático de Desarrollo.

Sin embargo, se espera que de cara al 2021 se produzca una recuperación de hasta el 6,2 por ciento en el caso de que finalice la actual crisis y la actividad económica recobre su normalidad

Excluyendo las economías que recientemente han progresado industrialmente como Hong Kong o la misma China, entre otros, el pronóstico para el área de Asia en desarrollo crecerá en torno al 2,4 por ciento este mismo año, un crecimiento muy inferior en comparación con el de 2019 (5,7 por ciento), aunque las previsiones de cara al 2021 es que sus economías se recuperaran hasta una 6,7 por ciento.

Para Yasuyuki Sawada, economista jefe de BAD “La evolución de la pandemia global, y por lo tanto las perspectivas para la economía global y regional, es altamente incierta. El crecimiento podría ser más bajo, y la recuperación más lenta, de lo que estamos pronosticando actualmente. Por esta razón, se necesitan esfuerzos fuertes y coordinados para contener la pandemia de Covid-19 y minimizar su impacto económico, especialmente en los más vulnerables”.

En cuanto a China, reducirá su crecimiento al 2,3 por ciento, debido a la contracción de su industria y de su inversión. Se estima que en el 2021 su economía crezca hasta un 7,3 por ciento por encima de lo habitual para después volver a un crecimiento más estabilizado.

Respecto a India, un país con un entorno más débil para contener el brote del coronavirus, su crecimiento se verá afectado considerablemente en el 2020 y disminuirá hasta el 4 por ciento. De cara al 2021, se prevé un crecimiento de hasta el 6,2 por ciento.

El Banco Asiático de Desarrollo ha expuesto que gran parte de la debilidad de Asia es producida por un contexto mundial que se encuentra debilitado y en el que las economías de Estados Unidos, Japón y la Unión Europea se encuentran estancadas. Otras economías como la de Asia Central, cuyas economías giran en torno a productos básicos y petróleo, se verán también afectadas por un colapso de los precios de estos productos básicos.

Por otra parte, otras economías asiáticas que se verán perjudicadas serán aquellas que dependen del turismo, como las del Pacífico, así como las del Este y Sudeste asiático. La actividad económica de la subregión del Pacífico se contraerá hasta un 0,3 por ciento en el 2020 y se recuperará en 2,7 por ciento en el 2021.

En cuanto al coste total de la pandemia, se estima que el mismo corresponde a una cifra que oscila entre el 2,3 y 4,8 por ciento del producto interior bruto mundial.

El Banco Asiático de Desarrollo cuenta en la actualidad con hasta 68 miembros (49 de ellos regionales) y tiene como objetivo conseguir que Asia y el Pacífico aumenten sus niveles de prosperidad, persiguiendo al mismo tiempo la erradicación de la pobreza de carácter extrema.

Anterior artículoCómo reclamar la cancelación de viajes combinados
Siguiente artículoSmart o no Smart ¿Hay cuestión?