La economía saneada del puerto de Barcelona le permitirá cerrar el 2020 en positivo

La economía saneada del puerto de Barcelona, con un bajo porcentaje de endeudamiento, le permitirá cerrar el 2020 con números positivos, a pesar de la crisis global del Covid-19 y de la notable bajada de tráficos. Esta previsión ha sido anunciada hoy por Mercè Conesa, presidenta de la infraestructura catalana, en la jornada virtual organizada por la Fundació Cercle d’Infraestructures y auspiciada por la Cambra de Barcelona.

La presidenta del puerto de Barcelona ha querido reseñar que la “reducción del resultado de explotación previsto para este año será contundente. Pasaremos de los 40 millones de euros del 2019 a los 14 millones previstos a finales de año”.

“El impacto por la pandemia será muy importante -ha subrayado Conesa-, pero en cualquier caso el resultado del ejercicio será positivo, gracias a nuestros recursos de tesorería y las operaciones financieras que nos permitirá efectuar nuestro bajo endeudamiento”.

PROYECCIONES FINANCIERAS DEL PUERTO DE BARCELONA

El puerto de Barcelona no espera recuperar los tráficos del 2019 hasta el 2023, aunque una vacuna para el coronavirus podría acelerarlo todo

El puerto de Barcelona, ha explicado Mercè Conesa, espera aguantar en el 2020 “el golpe” de la bajada de mercancías. “Empezaremos a recuperar tráficos a partir del último trimestre del año, y creemos que en el 2021 la situación se empezará a normalizar”.

De todas formas, Conesa ha manifestado que la visión del puerto de Barcelona es que la recuperación de la crisis del Covid-19 “será muy lenta y las previsiones son que hasta el 2023 no se recuperarán los tráficos que se registraron en el 2019”. Sin embargo, “esta recuperación se aceleraría si se encontrase una vacuna” para el coronavirus.

TRÁFICO DEL PUERTO DE BARCELONA DEL MES DE ABRIL

El puerto de Barcelona posiciona África como nuevo mercado estratégico

La pandemia moverá el mapa mundial. Señala como nuevos factores la deslocalización de la industria, y la confirmación de la apuesta de las navieras por los megaportacontenedores, lo que ha supuesto esto último “la suspensión de 250 servicios en todo el mundo y 16 en Barcelona”, según Mercè Conesa. Esta disrupción, ha llevado al puerto de Barcelona a replantear su futuro y “adaptar su Plan Estratégico 2021-2025 al Covid”. 

Así, con esta crisis global “comprobamos un descenso del tráfico marítimo internacional que pasa a estar más localizado, por lo que nos hace ver el Mediterráneo como una oportunidad”. Por este motivo, anunció Conesa, “desarrollaremos una estrategia en el mercado africano y lo introduciremos en nuestro Plan Estratégico 2021-2025”.

Afianzar la reindustrialización del territorio

El futuro del puerto de Barcelona suma a África. Además, el nuevo Plan Estratégico continuará con su objetivo de reforzar la presencia en el hinterland.

La infraestructura catalana también se propone “afianzar la reindustrialización del territorio”, ha anunciado Conesa, “lo que nos permitirá hacer crecer las exportaciones”. Según la presidenta del puerto, “el comportamiento de las exportaciones de contenedores llenos ha sido positivo durante esta crisis, al aguantar industrias estratégicas como las de la alimentación”.

El Plan Estratégico del puerto de Barcelona también “fortalecerá los lazos con los mercados estratégicos, y desarrollará una estrategia de suelo logístico para que se los podamos ofrecer a los puertos asiáticos como puerta de entrada”, ha concluido Mercè Conesa.

Anterior artículoPrimera escala en Pasaia del mayor buque del mundo propulsado por GNL
Siguiente artículoCómo aprovechar la tecnología en la gestión de flotas