La Farola se convierte en el icono de la Marina y en vínculo con el puerto de Barcelona

La Farola se ha convertido en el nuevo icono del barrio de la Marina y en su vínculo de identidad con el puerto de Barcelona. El recuperado faro del Llobregat se ha configurado en la luz y el testimonio histórico de la vida cotidiana de las generaciones pasadas y adultas de la Zona Franca. Y a la vez, servirá para transmitir a los más jóvenes un legado y presentarles un futuro con expectativas en un ámbito profesional de calidad como es el logístico portuario.

El redescubrimiento de la Farola para los vecinos de la Marina ha supuesto un antes y después en sus relaciones con el puerto de Barcelona. Con José María Pérez y Adolfo Romagosa a la cabeza, antiguos profesiones del puerto, así como otros colaboradores, se ha conseguido recuperar el Faro del Llobregat y activar diferentes actividades relacionados como en la que han participado recientemente los alumnos del Institut Montjuïc.

Asistentes a la inauguración de la exposición “La llum de la Farola. La platja perduda”

Como parte de estas nuevas iniciativas y actividades, este jueves 3 de junio se inauguraba en el Centre Cívic la Cadena de la Marina la exposición “La Llum de la Farola. La platja perduda”, impulsada por el grupo vecinal de La Farola. Esta muestra, que puede ser visitada hasta el 30 de junio, recoge fotografías de vecinos que muestran como la farola fue la playa y el espacio de ocio de los vecinos del barrio. En la inauguración de la exposición, Adolfo Romagosa, situó a la farola como “punto de partida” de las nuevas relaciones con el puerto y “elemento aglutinador de los vecinos de la Marina”. El puerto de Barcelona, resaltó Romagosa, “forma parte del recuerdo y también de vuestro futuro como barrio situado al lado de un estratégico centro logístico”.

En definitiva, la farola supone para la Marina reencontrarse y consolidar su reivindicada relación con el puerto de Barcelona. En clave de futuro, significa poder mirar más allá de las vallas que separan la Marina del puerto para mantener su historia y disponer de oportunidades profesionales para las nuevas generaciones del barrio de la Zona Franca.

A pesar de que tuvo un aforo limitado por las actuales medidas sanitarias, la apertura de puertas de la exposición fotográfica sobre la historia de la Farola reunió a una amplia representación de las fuerzas vivas del barrio de la Marina

Anterior artículoBaleària realiza el primer trayecto marítimo europeo de emisiones neutras
Siguiente artículoAENOR certifica el protocolo anti-Covid del puerto de Ceuta