La huelga de la estiba de Bilbao ve la luz al final del túnel

Una posible solución del conflicto de la estiba en el puerto de Bilbao comienza a vislumbrarse: la patronal Bilboestiba acepta –con condiciones- sentarse de nuevo a negociar con los sindicatos. Tras la “hoja de ruta” propuesta por la Dirección General de Trabajo, las empresas no han considerado oportuno desairar a quien debería, finalmente, dictar un arbitraje de obligado cumplimiento. Sin embargo, desde la parte empresarial (BergéCSPSLP Toro y Betolaza) se mantienen firmes en su decisión de no entrar en la negociación de las denominadas “actividades complementarias” dentro del convenio colectivo. Asimismo, insisten en que se ha de excluir la realización de las actividades correspondientes al transporte horizontal, asunto ya interpretado y ratificado por el TSJPV y “toda aquella materia sobre la que las partes no estén legalmente legitimadas” a los efectos. Se ratifican en atenerse a la legalidad vigente que emana de la sentencia del Tribunal Europeo (TJUE), de los RDL de 2017 y 2019, y de los pronunciamientos de la  Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Por su parte, el comité de empresa de Bilboestiba, compuesto por sindicatos (Coordinadora, ELA, KAIA, LAB y UGT) se reúne este viernes para debatir en torno a la conveniencia o no de realizar una desconvocatoria de las jornadas de huelga que restan, en principio, hasta el próximo 9 de diciembre.

Hasta el 13 de enero

La denominada “hoja de ruta para una solución negociada” en el conflicto de la estiba en el puerto de Bilbao fue remitida por la directora general de Trabajo, Verónica Martínez, y contempla una serie de cuatro pasos que podrían llevar a mantener la incertidumbre hasta el próximo 13 de enero.

Así, antes del 22 de diciembre, se recomienda la celebración de un mínimo de dos reuniones entre la parte social y la parte empresarial, negociación bipartita. El propio 22, podría ser que nos tocase la lotería y se llegase a un acuerdo en la reunión conjunta tripartita en el Ministerio de Trabajo y Economía Social, donde se evaluará el resultado de las negociaciones. En caso de ser necesario, entre el 23 de diciembre de 2020 y el 12 de enero de 2021 se daría un segundo periodo de negociación bipartita, recomendando de nuevo la celebración de un mínimo de dos reuniones entre la parte social y la parte empresarial. Finalmente, el 13 de enero se daría un último paso con una reunión tripartita definitiva en sede ministerial. A partir de ahí, nada se contempla en el camino marcado por el Mitma, por lo que se abriría otro proceso de incertidumbres.

Tal y como ya informamos, el proceso se basa en que la parte empresarial demuestre su “talante negociador” en pos de una paz social duradera y a una mejora de las relaciones laborales en la estiba. Al mismo tiempo, la parte sindical se debe comprometer a no ejercer el derecho de huelga como muestra de “buena fe y apuesta por el diálogo”.

Cabe recordar que la patronal dice haber mantenido 25 reuniones en un año para negociar el convenio colectivo y que no se ha logrado ningún avance significativo por el disenso en torno a las labores complementarias portuarias. Por tanto, hasta ahora, se habían mantenido firmes en su petición de un arbitraje obligatorio que atienda a la legalidad vigente. Esta es una postura a la que es reacio el Gobierno Central, según han manifestado los ministros José Luis Ábalos (Transportes) y Yolanda Díaz (Trabajo) a pesar de que así ha sido solicitado por la Autoridad Portuaria y el Gobierno Vasco. La parte sindical dice que la decisión del Mites les da la razón cuando insisten en una solución dialogada.

Anterior artículoLa terminal CSP de Valencia incorpora nueva maquinaria dentro de su plan de inversión de 62 millones de euros
Siguiente artículoSI Brexit, el Smart Border francés, también afectará a la carga española