La industria post-coronavirus podría cambiar África por Asia

Carles Rua, responsable de Proyectos Estratégicos y de Innovación del puerto de Barcelona, ha participado hoy en el webinar “Reactivación de la carga en el transporte”. Una sesión que se ha organizado con la colaboración de BCL y Bytemaster,  con un amplio número de participantes.

Como consecuencia de la crisis el Covid-19, el sector del transporte se ha visto afectado notablemente por unas circunstancias de carácter excepcional. Las empresas y los diferentes actores del mercado han ido readaptando sus servicios y con toda seguridad el sector sufrirá cambios sustanciales. Un sector, que al igual que otros, deberá adaptarse al escenario post-coronavirus.

Conclusiones de la sesión

Una de las conclusiones que se pueden extraer de la sesión es que la crisis del Covid-19 va a suponer la concentración de operadores logísticos en los ámbitos del transporte aéreo, marítimo y terrestre, así como la previsión de que se produzca una caída del tráfico internacional en detrimento del nacional.

En este sentido, Carles Rua ha expresado que la incidencia de la crisis en el transporte de contenedores ha sido importante. “El tráfico de contenedores ha disminuido, sin embargo en algunas semanas se han mejorado los datos respecto a los mismos periodos del año anterior, existiendo por tanto una gran volatilidad. Si bien ha disminuido significativamente durante las últimas semanas, también se ha reactivado la producción en China por lo que dentro de unas semanas se podrá ver un crecimiento en las importaciones.”

“Los puertos miramos los flujos y a nivel de grandes volúmenes de carga la demanda mundial va a crecer. Durante la crisis del 2008 ya se buscaron las exportaciones y podemos volver a hacerlo, las empresas tienen que ver dónde está el mercado”, ha indicado Rua.

Por otra parte, también se ha destacado la necesidad de ofrecer flexibilidad en cuanto a los servicios logísticos y la probable disminución de la inversión privada, por lo que será necesaria una inversión pública que sea capaz de sustituirla.

Otra de las conclusiones del webinar es que se prevé la paralización de muchos proyectos que van a quedar en standby, principalmente aquellos referentes a la sostenibilidad, la transición energética o las infraestructuras.

Otro aspecto importante que será consecuencia directa de la crisis es la creación de nuevos espacios de negocio que el sector tendrá que identificar y tratar de dar cobertura. “Van a aparecer nuevos nichos de mercado y el sector va a tener que adaptarse, cuando aparezca uno de ellos habrá que desarrollarlo en base a criterios de flexibilidad”, ha explicado Carles Rua.

Otro factor que va a ser determinante es la deslocalización, puesto que esta derivará en el aumento de algunos tráficos específicos, mientras que otros aspectos como la digitalización y el teletrabajo van a tener un peso importante en el sector. Rua también ha expuesto que muchas empresas van a tener que redimensionar sus estructuras y sus procesos.

La digitalización y la capacidad de adaptarse del sector serán otros de los factores claves en el escenario postcoronavirus

“La digitalización forzada en la que nos hemos metido todos va a seguir creciendo. Yo no me imaginaba hace dos meses que íbamos a estar realizando videoconferencias de este tipo. Estamos metidos en un momento de digitalización que ha venido para quedarse”, según Carles Rúa.

En cuanto al tráfico entre Asia y África, a juicio del responsable de Proyectos Estratégicos del puerto de Barcelona, “es probable que en el futuro las fábricas con producción de bajo coste se muevan de Asia a África, por lo que es posible que el flujo de mercancías en el 2040 y  el 2050 ese encuentre en África, una situación a la que también Europa tendrá que adaptarse”, resalta Carles Rua.

Posteriormente,  Carles de la Rua también ha destacado que pese a la crisis algunos sectores están creciendo, como es el caso de la alimentación.

“Las necesidades de productos agroalimentarios están creciendo en todo el mundo, la gente va a seguir comiendo y cada vez lo quiere hacer mejor, la capacidad de compra está creciendo en todo el mundo. China, por ejemplo, ya cuenta con mucha población con una capacidad de compra y un poder adquisitivo elevado y está exportando productos de España, por lo que la logística en estos sectores o el ecommerce va a seguir siendo fuerte”.

En referencia a la evolución del transporte intermodal ferroviario nacional y transfronterizo, Carles Rua ha expuesto que “uno de los grandes déficits históricos de este país es desde hace muchos años el tema ferroviario. Se cometieron muchos errores como el ancho de vía, esto ha tenido un impacto muy grave en la economía española y lo sigue teniendo”.

En relación a este aspecto, para Carles Rua las regiones del Norte de España son las más industrializadas por su cercanía con los mercados europeos, una industrialización en la que el ferrocarril juega un papel fundamental. “La realidad es que el transporte ferroviario es un motor de la economía muy potente y por tanto hay que mantener las inversiones, aunque estas deben estar basadas en necesidades de demanda”.

En cuanto a los nuevos perfiles demandados en el sector, Carles Rua cree que sigue existiendo una disuasión entre la formación y las necesidades del sector. “Las necesidades del sector logístico están difícilmente cubiertas todavía: También hay temas como la digitalización que han cobrado mucha importancia y por tanto va a ser un sector generador de puestos de trabajo, si bien estos no van a ser los mismos que los actuales.” Por último, Rua también ha comentado que se va a producir un incremento de los costes como consecuencia de las mayores medidas de seguridad, que repercutirá en los márgenes de las empresas.

Anterior artículoLos transitarios vascos reclaman EPIs para sus empresas
Siguiente artículoLos consignatarios se reivindican como esenciales y piden ayudas para el sector marítimo-portuario