La joint venture Cemesa-Mooring operará bajo el nombre de Amarres de Barcelona

La joint venture formada por Mooring & Port Services y Cemesa Amarres empezará a operar bajo el nombre de Amarres de Barcelona, S.L. Esta integración acaba de ser autorizada por la CNMC, sujeta a compromisos.

La aprobación de la joint venture entre Mooring & Port Services, S.L., y Cemesa Amarres de Barcelona, S.A., compañías que han venido prestando de forma independiente servicios de amarre y desamarre en el puerto de Barcelona, por parte de la  Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), se ha adoptado tras una intensa investigación en segunda fase. Esta luz verde va acompañada de un compromiso que pretende solucionar el principal problema de competencia detectado durante la investigación y que se plasmó en el test de mercado realizado: los precios aplicados al servicio de amarre en el puerto de Barcelona. 

Mediante la creación de esta empresa en participación que llevará el nombre de Amarres de Barcelona, S.L., el puerto de Barcelona pasará de tener dos licenciatarias del servicio de amarre, Mooring y Cemesa, a una sola, fruto de la citada joint venture. Este servicio está regulado por la Autoridad Portuaria de Barcelona y cuenta con obligaciones de Servicio Público Universal (SPU). 

Compromiso y duración 

Para aprobar esta alianza, las empresas de la joint venture se comprometen a no empeorar las condiciones comerciales y a no incrementar los precios del servicio de amarre y desamarre existentes del puerto de Barcelona antes de la concentración. 

Competencia aprueba la concentración de los amarradores de Barcelona en espera de la recuperación de los cruceros 

Los precios podrán ser actualizados anualmente de forma justificada en función del impacto en costes del porcentaje de incremento salarial que resulte del convenio sectorial de amarres de ámbito nacional aplicable cada año. 

Este compromiso se mantendrá durante cinco años a contar desde la notificación a las partes de la Resolución de la CNMC. Dicho compromiso aplicará igualmente a aquellos contratos que se renueven en el periodo de cinco años de vigencia de los mismos. 

La CNMC considera razonable que la duración de este compromiso sea de 5 años para que pueda producirse una recuperación del tráfico marítimo, especialmente de cruceros, muy afectado por la pandemia del Covid–19 y, que, en consecuencia, aumente el atractivo del mercado y la entrada de potenciales competidores que ofrezcan servicios de amarre y de desamarre en el puerto de Barcelona. 

La CNMC sometió esta propuesta de compromisos a un test de mercado con los agentes. Después de su análisis, constató que la solución presentada por Mooring y Cemesa resultaba suficiente y proporcionada para solventar el problema de competencia. 

La CNMC considera que, si bien “el paso de dos competidores a uno en el puerto de Barcelona resulta poco deseable desde la óptica de competencia, en el contexto de esta operación (baja rentabilidad del servicio, barreras de entrada presentes en el mercado o disminución de los descuentos en los últimos años por la situación financiera de las partes), el compromiso es adecuado para mantener la situación previa de precios y las condiciones comerciales”. 

La CNMC vigilará el efectivo cumplimiento de los compromisos. La joint venture deberá informar a la Comisión mediante el envío de informes anuales detallados con los precios aplicados a los clientes, y de los contratos renovados/firmados durante cada año de duración del compromiso.

Anterior artículoLos buques de Trasmed estrenan imagen y dispondrán de depuradores scrubber
Siguiente artículoLa Generalitat no validará la ampliación del aeropuerto de Barcelona sin el aval de la Comisión Europea