La logística del automóvil pide a los fabricantes buscar soluciones conjuntas en tiempos de crisis

La Asociación de Logística de Vehículos Europeos (ECG) celebró en Bruselas, por primera vez en tres años, su Asamblea General y Congreso de Primavera en formato presencial, donde los participantes y el Consejo de la ECG tuvieron la oportunidad de reunirse y hablar de las múltiples crisis que amenazan la supervivencia del sector.

El sector de la logística de vehículos terminados afronta ahora la tercera crisis consecutiva de estos tres últimos años.

El Covid-19, la escasez de microchips y materiales y la guerra de Ucrania han provocado interrupciones en las cadenas de suministro, aumentos de los costes y una volatilidad impredecible de la producción.

Wolfgang Göbel, presidente de la ECG, expresó los temores de la industria de que no haya un futuro viable e instó a que se establecieran asociaciones estratégicas con los fabricantes de automóviles.

Göbel declaró que hay que “adaptar nuestras condiciones y acuerdos de las primeras décadas de este siglo para hacer frente a los retos, y al contexto totalmente distinto, de la década de los 20 —necesitamos contratos más sólidos que se adecúen a los fines perseguidos—».

“Los fabricantes de automóviles tienen que mantenerse unidos con la industria de la logística de vehículos terminados y trabajar juntos en soluciones temporales que ayuden a mitigar el impacto de estas crisis consecutivas y constantes”.

Durante el Congreso de Primavera del 13 de mayo, Göbel destacó los objetivos estratégicos de la ECG para el 2022, resaltando la importancia del diálogo a la hora de afrontar los enormes retos con los que inesperadamente tiene que lidiar la industria.

“La necesidad más urgente es que haya unas garantías de volúmenes y/o cláusulas de volumen mínimo que protejan a los proveedores. También se necesitan urgentemente otras cláusulas en los contratos para proteger a los transportistas de los estragos de la inflación extrema y otros factores en rápida evolución”.

Muchas de estas garantías ya figuran en los contratos acordados con los fabricantes de equipos originales con sus proveedores de logística, por lo que los fabricantes entienden claramente esta necesidad.

«Los proyectos estratégicos también requieren un enfoque de colaboración y dos cuestiones de actualidad son la normalización de la notificación de emisiones, que es fundamental para que la industria cumpla los objetivos de sostenibilidad, y la habilitación de los denominados procesos de «entrega digital de vehículos».

«Estos permitirán a los operadores y los fabricantes de coches realizar controles de calidad y daños de forma más eficaz y ahorrar costes gracias a herramientas digitales. Estos dos objetivos exigen asociaciones y un diálogo constructivo”, indican desde la ECG.

«Sin un enfoque común, la industria no sobrevivirá para invertir en un futuro descarbonizado y hacer frente a los retos de la estrategia Objetivo 55 de la Comisión Europea. No solo debe ser capaz de respaldar la recuperación del sector del automóvil, sino también de invertir en los nuevos sistemas, activos e infraestructuras que necesitará la industria del automóvil del futuro».

El presidente de la ECG pide a los fabricantes de automóviles que se sienten en la mesa y resuelvan juntos los problemas. Existe un foro intersectorial para ello y, por tanto, la ECG va a organizar una reunión de la industria en formato híbrido online y en Bruselas el 28 de junio antes del evento con motivo del 25º aniversario de la asociación.