La logística es el motor de la actividad empresarial

Dr. Jesús Martínez

Director del Máster Universitario en Logística, Cadena de Suministros y Negocios Marítimos. Coordinador del Grado Universitario en Logística y Negocios Marítimos del TecnoCampus-Universitat Pompeu Fabra

Nuestros planes de estudios comparten tres áreas fundamentales: la logística, como elemento central de nuestra formación, los negocios marítimos, clave y fundamental desde la óptica business y el área de empresas, eje vertebrador y central de la formación.

Como se ha demostrado en estos tiempos de pandemia, la logística es, en la actualidad, el motor de la actividad empresarial, porque de nada sirve hacer grandes políticas de márketing, buen posicionamiento web, o contar con el mejor diseño, o incluso, el mejor producto del mercado, si no tengo una planificación detallada de proveedores a clientes, teniendo en cuenta una serie de consideraciones propias de cada caso: la ruta óptima, los costes generados, la legalidad aplicable a cada trayecto, la gestión de los riesgos, los planes de contingencia, generando soluciones incluso antes de que surjan los problemas, y para esto es necesaria la creación de los mapas de riesgo, aprovechando el big data y las soluciones algorítmicas.

Esto, lógicamente, requiere de personal formado de muy alto nivel, y por eso, desde TecnoCampus, defendemos nuestro enfoque que deviene en nuestra identidad que nos hace únicos en un sistema formativo diferente a cualquier otro donde se estudie el amplio mundo de la cadena logística, con un sentido participativo, innovador y creativo, desde la óptica del negocio y con miras a cubrir esa alta demanda de profesionales especializados que son cada vez más necesarios en un sector que no para de evolucionar.

Reiteradamente leemos opiniones basadas en experiencias antiguas, donde se dice que o no hay formación específica en el área, o las universidades no formamos para el mundo real, etc., siempre me surge la pregunta de si quienes hacen tales afirmaciones, se han pasado por nuestras aulas antes de emitir esas opiniones y esto nos lleva en esta edición, a compartir la parte más interna de nuestro modelo formativo.

En primer lugar, nuestro Grado Universitario, permite a los egresados de la Formación Profesional, que muchos ya están insertados en el mercado laboral, continuar su aprendizaje a nivel universitario, con lo cual no compite con los ciclos formativos, de hecho, los apoyamos, defendemos y los complementamos.

Nuestros planes de estudios tanto de grado como de máster universitarios, comparten tres áreas fundamentales: la logística, como elemento central de nuestra formación, desde el origen hasta su último nodo, pasando por sus operaciones, su planificación, su programación algorítmica por tanto tecnológica propia de la era 4.0; su aproximación matemática, el almacenaje, la distribución en todas sus modalidades; los negocios marítimos, como parte clave y fundamental que nos define como únicos en formar este contenido desde la óptica del business, analizando tanto sus aspectos jurídicos y económicos, como los de gestión de todo el sistema marítimo en cada uno de los actores que lo ejercen: operadores logísticos, transitarios, consignatarios en todos y cada uno de los departamentos no solo en los operativos o los famosos de tráfico sino en otros incluso financieros, de pricing, brokerage, fletamento, etc.; además de tener un alto componente de aduanas y de prevención de la contaminación y de gestión del medio ambiente marítimo lo cual les permite como egresados incluso dedicarse a la implementación o aseguramiento de sistemas de gestión conocidos en el mercado y por último el área de empresas, eje vertebrador y central de la formación, ya que aporta no solo la visión empresarial desde el punto de vista del futuro trabajador, sino también desde la óptica del emprendimiento y la generación de nuevas propuestas innovadoras, así como la formación en economía, finanzas, contabilidad, lo cual le dan un perfil integral en la formación que reciben en nuestra casa de estudios; adicionalmente, en el caso del máster, vamos a otro nivel, la segunda parte de esa formación, compartiendo las áreas anteriores, y profundizando en cadena de suministros, negocios marítimos, operaciones, desarrollando el componente analítico y de optimización, desde un punto de vista ejecutivo y gerencial, basado ya a nivel de toma de decisiones y de recibir los conocimientos que nos llevan a ejercer cargos de responsabilidad en el mercado y además, al ser una titulación oficial, una vez superado, permitirá realizar estudios de Doctorado.

Toda esta estructura formativa, se asienta sobre los tres pilares fundacionales del TecnoCampus: El primero de ellos es la profesionalización, orientando la formación no solo desde el punto de vista académico y clásico, sino logrando una óptica profesional con vinculación directa con las empresas, incluyendo en nuestras clases no solo al docente, que suele ser un profesional de larga trayectoria sino también aportando la visita y clase práctica con profesionales en activo en las empresas, lo cual permite una visión realista de lo que les espera en el mercado laboral e incluso les permite ir modelando su perfil en función del sector elegido para desempeñarse a acabar la carrera. A eso le sumamos que en colaboración con la empresa Bytemaster hemos creado un simulador transacciones logísticas para transitarias (ERP), nuestra BLearn Academy, donde los estudiantes trabajan en tiempo real con el mismo aplicativo que se encontrarán en el sector, beneficiando tanto al alumnado como a las empresas que no necesitarán invertir tanto tiempo en esa formación inicial; si a eso le sumamos las prácticas obligatorias, las visita a centros e instituciones, y formaciones extracurriculares como los bien reputados cursos MOST y Forma’t al Port de la Escola Europea – Intermodal Transport, y luego la pertenencia a las principales asociaciones del sector, donde destacamos el Propeller Club, el Cluster Náutico, BCL, el Cluster Logístico, entre otros y con convenios firmados con la Asociación de Empresas Transitarias (ATEIA) y la Asociación de Consignatarios de Barcelona, todo esto nos permite obtener una formación interdisciplinaria y real.

El segundo pilar es la internacionalización, del cual se pueden destacar los convenios con 119 universidades a nivel mundial, donde hacemos intercambios de estudiantes de forma bidireccional, las conferencias en línea con expertos de otros países, ya que el hecho de que más del 15% de las asignaturas se imparten completamente en inglés, aparte de los estudios de inglés como tal y el inglés técnico del sector, sin duda nos permiten alcanzar esta meta y finalmente el tercer pilar es el relacionado con el emprendimiento e innovación: ya que todos nuestros estudiantes pueden realizar un recorrido emprendedor, que les permite crear un modelo de negocio, apoyado en el área de emprendimiento universitaria y el área de emprendimiento del parque empresarial del TecnoCampus, donde se alojan unas 120 empresas y donde ese recorrido siempre con un proceso de mentoría asociado, para garantizar que esa idea empresarial cumpla el objetivo que se ha planteado. Adicionalmente nuestros trabajos de fin de grado o máster, no son las clásicas monografías que lamentablemente, pese al esfuerzo realizado, muchas quedaban en las bibliotecas de las universidades, sino que innovamos también en tres modelos: el científico, que viene del tradicional, pero con alto componente de investigación según estándares internacionales; el emprendedor, donde el estudiante puede preparar su empresa y presentarla ante un tribunal que tendrá las mismas exigencias de evaluación empresarial que tendría, por ejemplo, una entidad de créditos; y por último el trabajo de intervención o intra-emprendimiento, que permite que el estudiante que está trabajando o realizando prácticas en una empresa, pueda aportar una solución, ya sea tecnológica, de gestión o incluso operativa, que permita mejorar algún proceso interno de esa entidad, lo cual beneficia siempre a ambas partes. Con estos tres pilares, garantizamos el talento emprendedor que busca nuestro modelo educativo, único, resiliente, como lo hemos demostrado, transversal y que permite ocupar puestos de innovación, de investigación, de operación, de gestión, de márketing dentro de la logística, etc., propios de un mundo 4.0 que no nos espera, venciendo las viejas afirmaciones que aún encontramos en muchos sectores, donde siguen pensando en la antigua y arcaica universidad que forma desde la teoría alejada de las empresas, cuando llevamos, y seguro que no somos los únicos, tiempo transformando el propio sistema educativo para que el talento que emerge de nuestras aulas, esté formado desde una visión holística, integral y adaptada a los tiempos que ya vivimos.

LA NUEVAS NECESIDADES DE APRENDIZAJE EN CANAL