La planta de regasificación de Sagunto reducirá sus emisiones de metano

Saggas, sociedad propietaria de la planta de regasificación ubicada en el puerto de Sagunto, ha asumido un nuevo compromiso de reducción de su huella de carbono mediante la adhesión voluntaria al proyecto Oil and Gas Methane Partnership 2.0 (OGMP 2.0). Se trata de una iniciativa de la Coalición por el Clima y el Aire Limpio, liderada por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la Comisión Europea y el Fondo de Defensa Ambiental, que fue presentada a finales de noviembre.

Saggas es una de las 62 empresas de todo el mundo que se ha adherido a este proyecto, que tiene por objetivo reducir las emisiones de metano un 45% para el año 2025 y entre un 60 y un 75% en 2030. En España, además de Saggas se han adherido Enagás, Repsol, Naturgy, Europe Maghreb Pipeline Limited y Bahía de Bizkaia Gas.

En concreto, la iniciativa OGMP 2.0 permitirá crear un nuevo estándar global para la medición de las emisiones de metano, con el fin de facilitar su seguimiento y establecer planes de reducción de las mismas, garantizando la transparencia. El proyecto, que se enmarca en la estrategia europea para la reducción de las emisiones de metano, se aplicará a toda la cadena de valor de la industria del gas y del petróleo, incluyendo la producción, el transporte y el procesamiento.

Asimismo, el proyecto OGMP 2.0 servirá como marco a la Comisión Europea para la elaboración de una propuesta legislativa sobre la medición obligatoria, la notificación y la verificación de todas las emisiones de metano del sector energético.

Las acciones desarrolladas en el ámbito de este proyecto pueden producir una disminución a corto plazo de la tasa de crecimiento del calentamiento global, sirviendo como complemento a los esfuerzos realizados para descarbonizar los sistemas de transporte y energía del mundo. Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), aproximadamente tres cuartas partes de las emisiones de metano podrían reducirse con la tecnología existente en la actualidad. La reducción de las emisiones de metano del sector energético en un 90% permitiría disminuir en dos décimas de grado el aumento previsto de la temperatura media del planeta para el 2050.

Anterior artículoImportantes asuntos en el próximo Consejo de Administración del puerto de Santander
Siguiente artículoLa carga de los aeropuertos españoles cae el 25% en noviembre