La recuperación económica podría ser más enérgica de lo esperada

Doce billones de dólares. Este es el impacto negativo del Covid-19 en la economía mundial que apuntó hace un año el economista Vicente Pallardó, que ha vuelto a analizar este jueves la actualidad económica internacional ante los miembros de Propeller Valencia en un evento que ha supuesto el retorno de los actos presenciales de la asociación tras el parón obligado por la crisis sanitaria.

Y prácticamente doce meses más tarde, el economista ha rebajado considerablemente ese impacto económico de la crisis hasta los 5,4 billones de dólares, remarcando “que la recuperación va a ser más enérgica de lo esperado y el impacto global de la crisis menor”.

En su análisis, el experto económico ha puesto como ejemplo la situación particular de la economía de los Estados Unidos -por su influencia en el conjunto de la economía mundial- destacando que en el país americano “el nivel de actividad va ser superior como consecuencia de la pandemia”, si bien ha puntualizado que ello no significa que no haya existido un impacto negativo, “sino que la respuesta ha sido tan intensa que incluso proyecta su economía más allá de lo que se esperaba”.

El economista ha apuntado varios factores que están detrás de estas perspectivas positivas para la economía americana; la intensidad de la respuesta ante la crisis, el éxito científico de la vacunas -incluyendo el papel de la logística para hacer llegar estas a lo largo del mundo- y la rápida adaptación de numerosos sectores de actividad “que tras unos primeros meses de bloqueo fueron capaces de responder a la situación”.

Pallardó también ha señalado que, tras un inicio dudoso de la crisis en cuanto a las políticas económicas aplicadas, la respuesta económica ha sido “inusualmente coordinada y contundente”, mientras que las previsiones económicas al alza que se están dando en estos momentos responden a que “la demanda se está acelerando, y recordad, en los primeros meses de la crisis, era la demanda la que caía”.

Sin embargo, Pallardó ha preferido mostrar cautela en cuanto a las previsiones económicas a partir del 2023, haciendo especial hincapié en que los países que más podrían sufrir van a ser aquellos que presenten un menor desarrollo: “Se va a sufrir más cuanto menor sea el grado de desarrollo, puesto que el margen de las políticas monetarias y fiscales es mucho menor”.

Al evento de Propeller Valencia han asistido, entre otros, Aurelio Martínez y Francesc Sánchez, presidente y director general de la Autoridad Portuaria de Valencia

La deuda pública: el “ogro” del sistema económico actual

Pallardó también ha analizado la deuda pública de los países, calificando a la misma como “el gran ogro que nos puede acabar devorando”. En este sentido, el analista ha manifestado que los gobiernos occidentales ”se están haciendo trampas al solitario”.

“Han decidido que no importa el nivel de deuda pública y hay que decir que la mayor parte de la profesión lo apoya, puesto que nos cuesta muy poco y los bancos centrales la están comprando toda. ¿A qué tipo de interés? al que le conviene a los gobiernos”, ha recalcado el experto económico.

Por último, Pallardó ha lanzado la advertencia de que siempre que se ha aplicado en la historia este modus operandi “ha acabado en desastre, por eso no se debe hacer de modo sistemático”, añadiendo que “estamos jugando a un equilibrio temporal muy complicado”, por lo que ha instado a los gobiernos a aprovechar “de manera acertada” los fondos como el Next Generation y a que centren sus esfuerzos en atraer “una inversión privada que está parada y que está esperando que haya posibilidades de gestión rentable”.

Anterior artículoHapag-Lloyd completa la compra de la naviera NileDutch
Siguiente artículoEl acceso ferroviario del puerto exterior de A Coruña se financiará con 171 millones de los Next Generation