La sede del puerto de Ferrol se trasladará al antiguo edificio de Aduanas

El presidente de la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao, José Manuel Vilariño, ha firmado este mediodía ante notario la escritura de compraventa de la antigua sede de Aduanas. Con el plácet del Ministerio de Hacienda, ha sido adquirida al de Interior por 203.836 euros.

Ubicado en la zona de Curuxeiras, se trata de un inmueble de planta baja y tres alturas con una superficie construida de 701 metros cuadrados. Hoy visiblemente deteriorada, es una edificación catalogada, con alto valor arquitectónico y afectada por el Plan Especial de Protección y Rehabilitación de Ferrol Vello.

Una vez reformado integralmente, este edificio acogerá las dependencias más vinculadas con la representación oficial de la Autoridad Portuaria. Entre otras aplicaciones que se están estudiando, podría alojar una sala de usos institucionales, el archivo histórico y, abiertos a la ciudadanía, un salón de actos y una sala de exposiciones.

De esta manera, el inmueble donde ahora se organizan las muestras pictóricas y fotográficas, en el entorno de la Ranita, podrá ser destinado a control de fronteras, necesidad que se ha de cubrir con instalaciones adicionales a las ya existentes por la salida del Reino Unido de la Unión Europea y de la normativa de control de fronteras que entrará en vigor en 2021.

Esta actuación contribuirá a poner en valor la fachada marítima de la ciudad, junto con otras dos que se encuentran en trámites: la desafectación de la Casa del Mar para que pueda funcionar con usos turísticos y la rehabilitación de la vieja Comandancia Naval. Con un presupuesto máximo de 1.580.317,43 euros más IVA y un plazo tope de 21 meses, el proyecto de ejecución de estas últimas obras se halla en fase de contratación.

Construida en 1931, la Comandancia se integrará con la actual sede de la Autoridad Portuaria, dando así lugar a un único edificio con dos bloques que quedarán conectados por sus plantas bajas y unidos por sus semisótanos. Se solucionarán de esta manera los problemas de espacio que hasta la fecha han impedido dar respuesta óptima a las necesidades de personal y usos que han ido surgiendo con el paso de los años.

Entre otras intervenciones, el proyecto de rehabilitación de la Comandancia incluye el vaciado de su interior para ejecutar una nueva estructura, la mejora de la accesibilidad, el cambio de carpinterías, el embellecimiento de la fachada, la excavación en el sótano para sanear soleras y eliminar humedades, la sustitución de la cubierta de fibrocemento por una acabada en zinc y la eliminación de volúmenes impropios adosados al inmueble, como los de la parte posterior y el situado sobre la linterna.

Anterior artículoPosidonia se despide hasta el 2022
Siguiente artículoPorts de la Generalitat sigue instalando puntos de recarga de vehículos eléctricos en los puertos