La situación no es la que esperábamos, pero las empresas valencianas están sabiendo reaccionar

La logística sigue siendo un mundo muy desconocido, a pesar de que es muy importante. Yo he estado trabajando en el puerto de Valencia durante 25 años realizando inspecciones y realmente sigue siendo un mundo muy desconocido.

La directora Territorial de Comercio e ICEX en Valencia, Cristina Martínez Vaya, ha ofrecido su punto de vista a El Canal Marítimo y Logístico acerca del momento actual del comercio exterior de la Comunidad Valenciana.

Perteneciente al Cuerpo de Inspectores de SOIVRE, cuenta con una dilatada experiencia en el sector del comercio internacional. Asimismo, Martínez ha expresado también sus expectativas de cara al próximo 2023.

¿Cómo resumiría el 2022? ¿Cómo han reaccionado las empresas a todo lo que está sucediendo?

Ha sido uno de los años de los que no nos vamos a olvidar nunca. Un año en el que teníamos la esperanza puesta en que el comercio se iba a recuperar y que todo iba a volver a ser como antes, pero nos explotó una guerra y también tuvimos problemas con ciertos países como Argelia.

En definitiva, la situación no ha sido como esperábamos, pero hay que reconocer que las empresas valencianas están sabiendo reaccionar.

¿Cómo ha afectado la guerra entre Rusia y Ucrania al comercio exterior de la Comunidad Valenciana?

Le afecta muchísimo, fundamentalmente porque ya arrastramos los problemas del año pasado que hubo con las materias primas y la escasez, también hubo problemas con el transporte marítimo por los contenedores, ya que inicialmente no había manera de conseguir un contenedor, con lo cual, la mercancía no podía salir y no se cumplían los plazos y los contratos.

Posteriormente, resultó que era al revés, se amontonaban los contenedores, es decir, la logística se rompió, y recuperar eso ha sido problemático. Sin embargo, mal que bien, ese tema se está consiguiendo superar.

¿Teme que este escenario de incertidumbre se cronifique un poco?

No, no lo temo. Esto no es una crisis económica que va poco a poco evolucionado, esto son una serie de hechos aislados, muchos de ellos relacionados entre sí y otros que no guardan relación. Estamos en una época de mala suerte.

El precio de los fletes se está normalizando

¿Qué tiene de especial la Comunidad Valenciana para las empresas? ¿Cuáles son sus atractivos?

Tiene muchísimos atractivos, primero la experiencia de la Comunidad Valenciana en comercio exterior es grandísima, todos lo sabemos. Es la primera Comunidad que ya en el siglo pasado empezó a exportar, se salía fuera a vender sus productos, entonces fundamentalmente eran los cítricos los que se exportaban.

Actualmente, lo que se ha hecho es diversificar mucho las industrias, también se están importando muchos productos para transformarlos y luego volverlos a exportar.

Hay muchos sectores, el sector del mueble ha sido muy importante, el sector del calzado, los cítricos o la cerámica. Hay muchos sectores en la Comunidad Valenciana, está muy diversificado y eso hace que el comercio sea muy importante.

¿Algunos de estos sectores, como el azulejo, están pasando por una crisis?

Creo que en el caso del azulejo es una cuestión temporal. En el tema del mueble, en su momento, lo que ocurrió es que una parte de la producción se fue a otros países asiáticos, y en Valencia se quedaron empresas de muebles de mucha calidad.

Ahora se está volviendo a poner en valor los muebles de la Comunidad Valenciana. El azulejo no ha sido así, el azulejo valenciano se vende en todo el mundo, pero ahora tiene un problema de producción, de encarecimiento, tuvo también falta de materias primas y tuvo una serie de problemas pero la demanda en el exterior sigue igual.

Uno de los debates con la pandemia fue el de acercar la producción. ¿Es posible?

Se está pretendiendo, pero la clave son los costes, si el coste del transporte aumenta pues obviamente dejará de ser rentable producir fuera, pero está claro que aquí los salarios y los costes de producción son más elevados.

Si es cierto que poco a poco se está volviendo, pero sobre todo, en productos de calidad, en estos sí que se están viniendo a fabricar aquí.

¿Qué papel juega la logística en todo esto?

La logística sigue siendo un mundo muy desconocido, a pesar de que es muy importante. Yo he estado trabajando en el puerto de Valencia durante 25 años realizando inspecciones y realmente sigue siendo un mundo muy desconocido.

El Corredor Me­diterráneo es una infraestructu­ra fundamental para la salida de mercancías al resto de Europa

En cuanto al transporte marítimo, parece que los fletes se van a ir normalizando en el 2023

El incremento de los fletes tuvo otros motivos a parte de la pandemia, también se aprovechó la ocasión. Ahora, parece que el problema es que hay muchos contenedores vacíos, pero esto es porque hay un desequilibrio en el sector que creo que poco a poco se irá solucionando.

¿Con qué comunicaciones cuenta la Comunitat Valenciana para dar soporte a esta logística? ¿Está mal configurada España en temas de comunicaciones?

En su día se hizo lo que tocaba hacer, España era totalmente radial porque no estaban tan desarrolladas las partes logísticas. Actualmente, se ha visto que hay una serie de puertos, sobre todo en el Mediterráneo, que para la distribución a Europa es un valor añadido muy importante.

Sin embargo, ya sabemos lo que hay con el Corredor Mediterráneo, una infraestructura fundamental para la salida de mercancías hacia el resto de Europa. El Corredor Mediterráneo es imprescindible, es la salida natural hacia Europa.

El puerto de Valencia es fundamental, siempre lo ha sido y yo lo he vivido desde dentro. Es cierto que durante muchos años en Valencia, el puerto era como un barrio más, yo nunca he tenido esa visión, ya que veía la actividad diaria que había allí.

Precisamente el primer puerto en número de contenedores está en la Comunitat

El puerto de Valencia es fundamental, siempre lo ha sido y yo lo he vivido desde dentro. Es cierto que durante muchos años en Valencia, el puerto era como un barrio más, yo nunca he tenido esa visión, ya que veía la actividad diaria que había allí.

Actualmente es el cuarto puerto de Europa y el 27 del mundo, y es un puerto, dentro de lo que cabe, muy eficaz en el que la gestión está realizada por personas muy competentes. Hay una Marca de Calidad, en la que yo participo, y realmente se ve como se puede llegar a una gran coordinación entre distintos sectores que tienen distintos intereses.

La buena noticia del año quizá sea la gigafactoría de Volkswagen en Sagunto. ¿Qué aportará a la Comunitat?

Es sin duda un punto importantísimo para la mejora de la economía valenciana. Es el futuro, tener aquí la producción de baterías va a suponer más trabajo, va a dinamizar una zona que nunca se había acabado de poner en marcha tras el cierre de los altos hornos. Es una oportunidad para los valencianos  pero también para toda España.

¿Qué espera del próximo 2023?

La palabra es incertidumbre. No nos olvidemos de que el sistema exterior español y sobre todo valenciano está sustentado por las exportaciones a Europa, por lo que todo dependerá de cómo evolucione allí la situación.

Por una vez en la vida, nosotros no estamos en peores condiciones que el resto de Europa. Ellos tienen más problemas, por lo que conforme caiga el consumo en Europa, tal vez nos pueda afectar, pero a lo mejor se soluciona. La situación es de incertidumbre,  eso se nota y las empresas están a la espera de ver qué pasa.

Hay que tener en cuenta que los principales destinos de nuestras exportaciones son Alemania, Francia e Italia, y estamos notando cómo las empresas se están empezando a interesar por otros mercados, pero esto no es fácil ni inmediato.

¿Teme que haya una recesión económica en España?

Si la hay, espero que sea leve, porque como he dicho, nuestra situación no es la que tiene el resto de Europa, aunque no podemos negar que formamos parte de Europa, es más, debemos de formar parte de ella.