La VSM de Bilbao contará con los últimos avances de seguridad y digitalización

La Variante Sur Metropolitana de Bilbao (VSM) o “Supersur” estará dotada de una serie de medios tecnológicos enfocados a la digitalización y la sostenibilidad. La construcción de la VSM avanza a buen ritmo y cumple sus plazos para enlazar con la red viaria principal. Esta infraestructura es la solución a futuro para facilitar la entrada y salida de mercancías en camión del puerto de Bilbao. El tramo que ya está en funcionamiento absorbe la práctica totalidad del tráfico pesado con origen o destino en el puerto de Bilbao, a través del Corredor del Txorierri. Con la segunda fase, dividida en tres tramos, se pretende conectar el puerto y la autovía A8 con la autopista AP68.

La Autoridad Portuaria y la Diputación Foral alcanzaron un acuerdo por el que se incentiva, con 100.000 euros anuales, la utilización de la VSM y se promueve un sistema de preavisos en los accesos y salidas del transporte de mercancías en el puerto de Bilbao a través de la Variante Sur Metropolitana (AP-8). El programa prevé que unos 1.500 transportistas se apunten a conseguir bonificaciones en el pago del uso de la autopista, que soporta el tránsito de 4.460 camiones diarios desde/hacia la Meseta.

Innovaciones técnicas

El diputado foral de Infraestructuras y Desarrollo Territorial, Imanol Pradales, ha señalado que «en 2023 este tramo entrará en servicio con un equipamiento altamente innovador, que aplicará las últimas tecnologías disponibles para conseguir una mayor eficiencia energética, minimizar los impactos ambientales y reforzar la seguridad de los usuarios. Para ello, la Diputación va a invertir 36 millones de euros en los equipos de instalaciones tecnológicos de la conexión Supersur-AP68 para lograr así una autopista de última generación en Bizkaia».

La nueva vía contará con el primer peaje free-flow de Bizkaia, un sistema de cobro sin barreras donde el vehículo no tiene que detenerse ni aminorar la marcha, favoreciendo la seguridad y la fluidez del tráfico frente al sistema de cobro tradicional, sino que registrarán el paso de los vehículos mediante escáneres y cámaras de lectura de matrículas.

Los pórticos de peaje estarán ubicados en Venta Alta, registrando el paso de cada vehículo que sale o entra a la VSM hacia o desde la AP-68, así como en las entradas a la VSM de Trapagaran, corredor del Kadagua y Larraskitu.

Campaña de incentivos para la utilización de la VSM para los transportistas portuarios

Por otro lado, los túneles de Arnotegi y Seberetxe contarán con 29 cámaras térmicas, con las que los operadores del centro de control podrán ver qué ocurre en el interior de los túneles si estos se llenan de humo. Además de las cámaras térmicas, los túneles estarán equipados con otras 34 cámaras móviles y con 68 cámaras fijas para la detección automática de incidentes.

Para mejorar la eficiencia energética, se instalarán 3.993 lámparas LED, que serán especiales en el viaducto de Bolintxu para minimizar el impacto ambiental.

El equipamiento del nuevo tramo va más allá de los actuales requisitos sobre seguridad de túneles en carreteras, incorporando actuaciones novedosas para implementar  nuevas tecnologías, digitalizar la infraestructura y hacerla más sostenible. Así mismo, requiere a los licitadores que incorporen actuaciones innovadoras como un sistema de control de personas en los túneles durante la obra o nuevas soluciones de toma de datos de aforos y control visual mediante tecnologías no intrusivas.

Anterior artículoBilboestiba presenta un ERTE para los estibadores
Siguiente artículoEl puerto Tarragona colabora con la búsqueda de ocupación