La Zona Franca de Barcelona presenta a EE UU su papel en la nueva economía

El Consorci de la Zona Franca de Barcelona (CZFB) ha recibido esta mañana en su sede la visita de Robert Riley, cónsul general de Estados Unidos en Barcelona, donde se ha reunido con el delegado especial del Estado en el CZFB, Pere Navarro, y la directora general de la entidad, Blanca Sorigué. El objetivo de la visita ha sido profundizar en el trabajo que desarrolla el CZFB para valorar todas las posibilidades que la entidad puede aportar a las empresas estadounidenses, principalmente en el contexto de la nueva economía.

En 2019 el CZFB reformuló su planificación estratégica para centrarse en tres pilares básicos como el negocio, la innovación y la sostenibilidad. En base a estos criterios, la entidad cuenta con las instalaciones y el entorno necesario para ejercer de agente clave en el desarrollo de la nueva economía y el impulso de la industria 4.0.

En este sentido, Robert Riley ha podido conocer de primera mano el 3DFactory Incubator, la primera incubadora europea de alta tecnología en 3D que se puso en funcionamiento hace un año y cuyo objetivo es ser un hub de innovación. En este periodo de tiempo ya ha incubado a 41 empresas y tiene el objetivo de alcanzar las 100 en los primeros cinco años de actividad. Asimismo, se está trabajando en su ampliación, que se espera esté finalizada a finales de este 2020. Riley ha podido ver cómo funcionan las impresoras 3D de las instalaciones con las que durante el confinamiento se fabricaron respiradores para los hospitales. Posteriormente el cónsul ha visitado junto a Navarro y Sorigué la primera fase del DFactory, un hub tecnológico de 17.000 metros cuadrados que será inaugurado a principios del próximo año. 

Pere Navarro ha querido destacar su “profundo agradecimiento por la visita del cónsul a nuestras instalaciones. Estamos trabajando muy duro para acoger a empresas de todo el mundo e impulsar el desarrollo de la industria 4.0 y la impresión 3D. En momentos de incertidumbre como el actual es más importante que nunca tender puentes para adaptarnos a las nuevas formas de producir, de consumir y de relacionarnos”.

Anterior artículoEl puerto de Motril proyecta una terminal de carga rodada
Siguiente artículoEl cluster Railgrup sigue sumando empresas del tejido ferroviario