La Zona Franca de Barcelona presenta su potencial para las empresas francesas

El Consorci de la Zona Franca de Barcelona (CZFB) ha recibido este martes la visita de Olivier Ramadour, cónsul general de Francia en Barcelona, en su sede, donde se ha reunido con el delegado especial del Estado en el CZFB, Pere Navarro, y la directora general de la entidad, Blanca Sorigué. El objetivo de la visita ha sido conocer de primera mano las instalaciones de la Zona Franca de Barcelona y la apuesta del CZFB por convertirla en un referente en materia de sostenibilidad e industria 4.0.

Olivier Ramadour ha podido comprobar el potencial de la Zona Franca de Barcelona para las empresas francesas que quieran desarrollar sus actividades en un ecosistema sostenible e innovador y, a su vez, en una ubicación privilegiada por su cercanía al Puerto de Barcelona, al Aeropuerto de Barcelona y a la propia ciudad condal. Sus instalaciones cuentan actualmente con 175 empresas instaladas en las que trabajan más de 137.000 personas. Asimismo, la actividad desarrollada en la Zona Franca de Barcelona aporta al PIB español más de 9.100 millones de euros y genera un retorno fiscal superior a los 2.600 millones de euros.

En este sentido, Pere Navarro ha insistido en el “total compromiso del CZFB con la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU” y las múltiples iniciativas de economía circular, accesibilidad y sostenibilidad impulsadas por la entidad en los últimos dos años para “crear una nueva cultura industrial y ayudar a las empresas de nuestro entorno a llevar a cabo la transformación necesaria”.

Asimismo, el cónsul francés ha podido conocer el proyecto del CZFB para impulsar, en el histórico edificio de Correos en la ciudad condal, la creación de un espacio destinado a la formación en tecnología y la atracción de talento como respuesta a la elevada tasa de paro juvenil en España, cercana al 40%.

Además, Navarro y Sorigué han hecho hincapié en cómo durante el último año la entidad ha logrado crear una nueva generación de eventos, adaptados a las circunstancias actuales y que han marcado un cambio en el sector, como la Barcelona New Economy Week (BNEW) y la Barcelona Woman Acceleration Week (BWAW). De esta forma, el CZFB ha reforzado su papel de motor económico y social mediante alianzas.

Finalmente, Ramadour ha visitado también los proyectos de industria 4.0 que el CZFB ha impulsado junto a Leitat. En primer lugar, la 3DFactory Incubator, la primera incubadora europea de alta tecnología en 3D que se puso en funcionamiento hace dos años y que ya ha superado los 55 proyectos incubados, recibiendo más de 300 solicitudes de start-ups y emprendedores de toda Europa. Posteriormente el cónsul ha conocido junto a Navarro y Sorigué la construcción de la primera fase de la DFactory, de 17.000 metros cuadrados, que será inaugurado el próximo verano y se convertirá en el principal hub tecnológico del sur de Europa. Pere Navarro ha querido destacar su agradecimiento por la visita del cónsul en sus primeros meses en el cargo y ha asegurado que “la Zona Franca de Barcelona es un enclave privilegiado para desarrollar proyectos en línea con la nueva economía. Sin duda, la ciudad condal se convertirá, con nuestra aportación, en un punto de encuentro para empresas de todo el mundo que quieran explorar y desarrollar nuevas formas de producir, consumir y relacionarse”.

Anterior artículo8M: la logística es femenina
Siguiente artículoEl puerto de Gijón superó los 16 millones de toneladas en el 2020