Las empresas estibadoras de Bilbao solicitan un arbitraje

Ante la situación de huelga en la estiba en el puerto de Bilbao, y las cuantiosas pérdidas que la misma está ocasionando en el tejido productivo vasco, las empresas de Bilboestiba han solicitado arbitraje al servicio público de mediación del País Vasco (PRECO). Cabe recordar que este servicio ofrece tres tipos de procedimiento: Conciliación, Mediación y Arbitraje. En su defecto, es un servicio “voluntario”, por lo que, en vista de las declaraciones de sindicatos y patronal, no parece una vía con resultado a corto plazo.

Tal y como ya publicamos, Bilboestiba CPE apela al compromiso y al apoyo expreso de todas las instituciones para afrontar “una situación que rebasa la capacidad” de las cuatro empresas que lo integran y que afecta a todo el entramado logístico, industrial y comercial que gira alrededor del puerto en unos momentos cruciales para superar la grave crisis que padecemos.

Pérdidas de más del 70% en el tráfico de mercancías

Según Bilboestiba, durante los primeros siete días de huelga de la estiba (y ya se han cumplido diez días), el puerto de Bilbao ha perdido diez escalas de buques, un 22% con respecto a los datos de la semana anterior. Ello ha supuesto que entre el 9 y el 15 de octubre se haya manipulado un 72% menos de mercancía general y un 71% menos de contenedores con respecto al movimiento registrado entre el 2 y el 8 de octubre.

Según las empresas, estas cifras son una muestra evidente de los daños a la economía y al empleo que este conflicto supone para Euskadi y para toda el área de influencia de esta infraestructura crítica, una de las principales plataformas logísticas del Arco Atlántico.

El puerto de Bilbao ha perdido 10 escalas en siete días de huelga

En los próximos días se espera que la Autoridad Portuaria tome cartas en el asunto

Bilboestiba denuncia el incumplimiento de los servicios mínimos y la actitud de los convocantes de los paros (con una nueva convocatoria de huelga sin haber finalizado aún la primera) por lo que temen un desabastecimiento a la industria y a la población. Señala que las empresas importadoras y exportadoras sufren “graves perjuicios, las plantas industriales ven peligrar el suministro de materias primas indispensables” para su actividad y todas las empresas que viven por y para el puerto, como transportistas por carretera, operadores logísticos, suministradores de servicios, etc., están “soportando las consecuencias de la huelga”.

Las empresas estibadoras del puerto de Bilbao denuncian incumplimientos de la ley “presiones, amenazas y coacciones” durante años, una situación que ha llevado al servicio de estiba en Bilbao a una penosa situación y a las empresas que lo prestan, que han demostrado su apuesta por el puerto “con ingentes recursos, a soportar unos costes que comprometen gravemente sus resultados y sus inversiones futuras”.

Las posturas de unos y otros siguen muy distante y el conflicto en la estiba del puerto de Bilbao corre el riesgo de extenderse a otros enclaves portuarios del sistema.