Las empresas exportadoras vizcaínas apuestan por la innovación

El Índice de Innovación de Bizkaia, mide el grado de sistematización de la actividad innovadora en las empresas, indica que un 32,4% de las empresas tiene un nivel alto o muy alto de innovación y que un 48,8% de las empresas de Bizkaia reconoce haber hecho alguna actividad innovadora en 2019. Además, un 56,8% de dichas empresas, reconoce haber realizado alguna actividad innovadora en los cuatro últimos años, de forma continua o intermitentemente. Y, si nos centramos en aquellas que han llevado a cabo actividades innovadoras de forma continua, son una de cada tres las que muestran un ejercicio metódico de la innovación.

Así lo refleja el estudio Norabidea 2020*, elaborado por la Diputación Foral de Bizkaia y la Cámara de Comercio de Bilbao con el objetivo de analizar la actividad innovadora de las compañías vizcaínas.

Innovación exitosa en procesos

El Índice de Innovación de Bizkaia indica que un 32,4% de las empresas tiene un nivel alto o muy alto de innovación y el 65,3% de las organizaciones valora como un éxito su decisión de innovar, obteniendo con ello una mayor calidad (74,1%), un incremento de la facturación (72,4%) y una reducción del tiempo de respuesta a las necesidades de los clientes (71%).

La mayor parte de las innovaciones son en nuevos productos y procesos, la tipología más frecuente con un 43,6%, entre las que destacan: procesamiento de información o comunicación (22,3%), marketing y ventas (17,9%) y las prácticas de negocios para procedimientos organizativos o relaciones externas (17,7%). Las innovaciones en “productos o servicios” ya introducidos en el mercado representan 18 puntos porcentuales menos que las de “procesos” (25,6%)en el tejido empresarial.

El estudio permite identificar una serie de variables en relación con la práctica más sistematizada de la actividad innovadora. Se trata de empresas de reciente creación y con ciclo de negocio en despegue, con plantillas de entre 50 y 100 empleados, mayormente del sector de servicios, o exportadoras independientemente del porcentaje de facturación. Asimismo son organizaciones que reciben ayudas públicas para desarrollar sus actividades, que cooperan con otras compañías o con instituciones para hacer innovaciones, que poseen personal de I+D+i y que han cumplido sus expectativas con las acciones implementadas.

La falta de cultura innovadora y su coste son barreras a superar

En el otro extremo está el 51,2% de las compañías que no han tenido ningún tipo de actividad innovadoraen 2019 debido a que no necesita abordar ninguna iniciativa innovadora, bien porque no lo ven necesario, porque no hay demanda de bienes y servicios innovadores o por el coste que supone.

En definitiva, continúa siendo preciso seguir trabajando en la cultura innovadora, comunicando los beneficios que estas iniciativas reportan a las empresas y proporcionando apoyo y asesoramiento cercano a aquellas que lo precisen.

Por otra parte, una de cada tres empresas, perteneciente al sector de la industria productiva, ha trabajado con alguna de las tecnologías que definen la Industria 4.0, siendo las más significativas: la integración de datos de planta, procesos operativos, cadena de valor y departamentos a través de software, las simulaciones 3D y el Cloud Computing (14,5%), mientras otro tipo de tecnologías como realidad virtual, aumentada o incluso visión artificial, son más residuales.

Sólo un 7% de la industria productiva de Bizkaia dice recoger y analizar gran cantidad de datos, tanto de los sistemas de producción como de clientes y proveedores, para ayudar en la toma de decisiones a través de software. Entre los beneficios de dichas tecnologías destacan los aspectos relacionados con la calidad (63.8%), la flexibilidad (55,0%) y la eficiencia (49,8%).