Las empresas vizcaínas no vislumbran la salida de la crisis antes de un año

El tejido industrial y económico vizcaíno se muestra preocupado por la previsible una reducción en el crecimiento global e incluso la llegada de una posible recesión según una encuesta realizada por CámaraBilbao a finales del mes de abril. La crisis devenida por el Coronavirus, Covid-19, ha “mermando nuestra capacidad productiva y afectando al empleo” según Juan Carlos Landeta, secretario general de la Cámara de Bilbao.

Para la Cámara, la magnitud del impacto económico dependerá de cómo evolucione la enfermedad y sus consecuencias socioeconómicas. Por eso, “la prioridad de la política económica y fiscal debe centrarse en la recuperación, en proteger el empleo y evitar que las empresas cierren por falta de liquidez”. Landeta señala que para 8 de cada 10 encuestados, “el factor clave” para salir de la crisis pasa por “activar la economía local”. En este sentido, comerciantes, empresarios y conocidas figuras han editado y distribuido un vídeo motivador que anima al resurgir del comercio local.

Las expectativas del negocio han cambiado radicalmente y si antes del Coronavirus un 71,3% de los negocios presentaba expectativas buenas o muy buenas, en la coyuntura actual un 75,2% habla de perspectivas malas o muy malas en todos los sectores. Las exportaciones, pieza clave de la recuperación de la economía vasca tras la crisis financiera de 2008, será una de las claves en esta ocasión también para más de la mitad de los encuestados.

El 5,7% de los negocios cesará su actividad económica

La salida de la crisis, en 2021 o 2022

Para un 82,6% de las empresas y profesionales autónomos de Bizkaia, el principal factor determinante para la salida de la crisis pasa por la activación de la economía a nivel local, seguido por las ayudas del estado (79,6%) y una respuesta unificada a nivel europeo (76,8%). En este sentido, un tercio de las empresas encuestadas cree la que la salida de la crisis no se producirá antes de un año, mientras que otro tercio opina que esta circunstancia no se dará hasta 2022. Existe, además, un 17% que piensa que hasta cierto punto “la crisis se quedará entre nosotros”, generando un entorno distinto en el desarrollo de la actividad económica.

El factor clave para salir de la crisis pasa por activar la economía local

Un 78,6% de los negocios encuestados afirma que la pandemia ha supuesto una disminución de los ingresos superior al 20%, para una de cada cuatro empresas ha sido de entre el 50% y el 75% y para un 15,8% supera el 75%. Incluso un 5,7% indica que la reducción de ingresos implica un cese de la actividad económica. Este descenso de los ingresos viene determinado principalmente por tres razones: la imposibilidad de llevar a cabo la actividad (57%), el cierre por obligación legal (56,2%) y la falta de demanda (54,5%).

Un 19,8% de las empresas y autónomos ha encontrado dificultades a la hora de de reiniciar su actividad después del levantamiento del cierre obligatorio por no ser esencial. En concreto, por la falta de pedidos (31,6%), medidas de seguridad implementadas (20,1%) y problemas de tesorería.

También en este contexto, tres de cada cuatro negocios de Bizkaia (77,6%) se ha visto afectado negativa o muy negativamente por el cierre obligatorio de las actividades no esenciales. y una de cada tres empresas (33,5%) ha visto como la crisis del Covid-19 repercutía negativamente en su posición competitiva, aunque la mayoría (61,2%) considera que mantiene su posición y únicamente un 5,2% opina que la ha mejorado.

Los datos de la encuesta de CámaraBilbao indican que la crisis está originando u originará problemas de liquidez en los negocios de Bizkaia, y más de la mitad  afirma que registrará un incremento de morosidad por parte de sus clientes, con lo que la preocupación crece en lo referido a las obligaciones de pago, sobre todo en impuestos (72,3%), los sueldos y salarios (67,1%) y los pagos a la Seguridad Social (66,2%).

Medidas y previsiones

Las principales medidas organizativas que se plantean las empresas frente a la crisis del Covid-19 se centran en incrementar la protección de sus trabajadores (73,3%). Otras cuestiones importantes son: reducir y redistribuir la jornada (48,6%), la implementación o el incremento del teletrabajo (47%), así como la reorganización física de los puestos de trabajo para mantener las distancias de seguridad (43,5%). Entre las medidas empresariales destaca la solicitud de avales y ayudas (46,5%) y la reducción de la actividad (44,5%), seguida de la revisión de los contratos con clientes y proveedores (37,4%) y la revisión de los planes de contingencia (35,1%).

Igualmente, entre las previsiones de cambios futuros en la operativa del negocio las empresas apuntan a la necesidad de explorar nuevos mercados y clientes (58,1%), potenciar nuevos canales de información positiva tanto con empleados como con clientes y proveedores (53,9%), la flexibilización de horarios y las medidas de conciliación (46,4%), el establecimiento de más planes de contingencia (46,1%), el desarrollo de canales de venta online (42,3%) y la implementación del teletrabajo (39,3%).

Lenta recuperación

CámaraBilbao concluye que “la recuperación de la economía vasca no será rápida”, con la paradoja de que empresas y profesionales autónomos son más optimistas con respecto a la velocidad de recuperación de la economía vasca que la de su propio negocio. El indicador se sitúa en 3,8 puntos sobre diez mostrándose, a nivel sectorial, con un mayor optimismo la industria (4,3) y las empresas de tamaño intermedio. Tampoco la recuperación de los negocios será rápida y, en este caso, el indicador está en 3,6 puntos sobre diez, con posiciones más optimistas el sector primario (4,8) y la industria (4,3).

En lo referido al empleo, el 60,8% de las empresas no tiene previsto variar la dimensión de su plantilla por la crisis sanitaria, pero un 13,5% prevé reducir el número de trabajadores en más una cuarta parte.

Anterior artículoLa Policía Portuaria de Barcelona ayuda a los colectivos más vulnerables
Siguiente artículo1º de mayo: reconocimiento mundial a los trabajadores del mar