Las energías marinas alternativas siguen ganando terreno en Euskadi

Euskadi se ha lanzado hacia la producción de energías renovables en su conjunto y hacia las producidas en el mar, más concretamente.  En este contexto, el viceconsejero de Industria y presidente de Bimep Javier Zarraonandia, junto al director general del Ente Vasco de la Energía, Iñigo Ansola, y el director de Energías Renovables y Mercado Eléctrico del IDAE, Víctor Marcos Morell, han visitado el dispositivo de generación de energía de las olas de la empresa finlandesa Wello atracado temporalmente en el puerto de Bilbao, donde han sido recibidos por su presidente, Ricardo Barkala.

El nuevo dispositivo flotante captador de energía de las olas (Penguin) ha llegado a Euskadi para realizar ensayos durante dos años en las instalaciones de BiMEP en Armintza, Bizkaia. La tecnológica Wello ha seleccionado el centro de ensayos de energías marinas de Euskadi para probar la valía de su tecnología como paso previo a una futura fase comercial. 

Euskadi, centro internacional de ensayo de energía de las olas 

El viceconsejero de Industria ha destacado la “capacidad de Euskadi para ofrecer espacios punteros de investigación competitivos en Europa y atraer tecnólogos de primer orden” para realizar ensayos y estudios en nuestras infraestructuras. En este sentido, Zarraonandia ha afirmado que “este flujo de conocimiento supone nuevas oportunidades de desarrollo tecnológico e industrial a corto y medio plazo”. 

El dispositivo con forma de barco “Penguin” llegó a Euskadi desde Escocia hace unas semanas, en operaciones coordinadas por Agencia Marítima Artiach Zuazaga, y tras una serie de operaciones de mantenimiento, será instalado este verano en aguas de Armintza, en el área de ensayos en mar abierto de BiMEP, para permanecer en estudio durante dos años.  

Penguin” es un sistema flotante de gran escala semejante a un barco modificado con forma asimétrica (diferente en proa, popa, babor y estribor) para aprovechar al máximo posible el movimiento de las olas. En su interior, un dispositivo giratorio se activa con el movimiento continuo del mar y, conectado a un generador, produce energía eléctrica. La potencia máxima del dispositivo es de 1 MW y la energía generada, aun siendo un ensayo, podría alcanzar el millón de kWh. Gracias a las infraestructuras submarinas con las que cuenta BiMEP esta energía será trasladada a tierra por cables y vertida a la red de distribución general. “Penguin” destaca por carecer de transmisión hidráulica, articulaciones o engranajes en su interior, lo que lo hace único en su género. 

Esta tecnología pertenece a la empresa finlandesa Wello, que realizó los primeros ensayos de un dispositivo de menor escala en aguas escocesas y en vista de los buenos resultados ha desarrollado el actual dispositivo a gran escala que será probado en aguas vascas. El objetivo es comprobar en las condiciones marinas que ofrece BiMEP la producción de energía del dispositivo, así como el funcionamiento del sistema de control. En el proyecto participa también la empresa italiana Saipem, que pretende adquirir la experiencia necesaria en ingeniería y actividades en el mar para la posterior implementación de convertidores “Penguin” a lo largo del mundo. 

En primer plano, Ricardo Barkala en el interior del “Penguin”

Energía de las olas

En la visita se han constatado los avances tecnológicos que se han producido en los últimos años en materia de dispositivos flotantes capaces de generar energía mediante el movimiento de las olas. Es un sector dentro de las renovables, aún en desarrollo, pero con expectativas decrecimiento importantes en los próximos años. A ello contribuyen los centros de ensayo como BiMEP, que aportan a las empresas tecnológicas un espacio en mar abierto dotado de los permisos y servicios técnicos necesarios para realizar estudios de viabilidad de diferentes tecnologías flotantes para la generación renovable en el mar, tanto de olas como de eólica flotante. 

La energía de las olas puede llegar a ser un importante aporte adicional al abastecimiento energético mediante fuentes renovables, compatible además en parques eólicos marinos. Se trata de dispositivos flotantes alejados de la costa, precisamente donde las olas tienen más energía susceptible de ser aprovechada. Una energía necesaria para contribuir a los objetivos de descarbonización de la economía y la Transición Energética y, al mismo tiempo, un nuevo sector en el marco de la innovación energética que puede contribuir a generar oportunidades industriales como ya lo hizo anteriormente la energía eólica, fuente de conocimiento, nuevos proyectos y creación de empleo. 

Anterior artículoLos tráficos del puerto de Tarragona alcanzan los del 2017 y plasman más de 30 millones de tons para este año
Siguiente artículoNoches de habaneras en Moll Costa de Tarragona