Las exportaciones agroalimentarias del puerto de Valencia aumentan un 40%

En el primer trimestre del año los muelles del puerto de Valencia gestionaron la entrada y salida de 2.197.233 toneladas de productos del sector agroganadero y alimentario, un 13,88% más que en el mismo periodo del 2020.

De este total, el 51,5%, es decir 1.133.525 toneladas, corresponde a las ventas al exterior de la industria española con destino a diferentes puntos del mundo.  Este dato representa un aumento del 40% respecto a los primeros tres meses del 2020 y es toda una muestra del dinamismo del sector agroalimentario.

Naranjas, limones, productos cárnicos, cebollas, ajos, puerros, legumbres, vinos, patatas, lechugas, chocolates o membrillos son algunas de las principales frutas, vegetales y otros géneros alimentarios frescos que cada día parten del puerto de Valencia a alguno de los 1.000 puertos con los que los muelles valencianos tienen conexión para dejar los productos valencianos y españoles para ser consumidos en Asia, Norteamérica u Oceanía.

El puerto de Valencia es un puerto fundamental para la industria que se confirma año tras año en la apuesta de la comunidad portuaria por dotar de los servicios e instrumentos necesarios para facilitar los movimientos de productos agroalimentarios tanto no perecederos como perecederos. En este último caso, el transporte marítimo refrigerado se realiza en contenedores reefer, que están equipados con un motor refrigerador que permite el transporte de mercancías sensibles a la temperatura como frutas, verduras, pescados o carnes, pero también otros productos como los químicos o farmacéuticos.

Según los últimos datos del puerto de Valencia, China, con 11.188 contenedores refrigerados encabeza las exportaciones de productos frescos españoles, seguido por EE UU con 8.300 teus, Brasil con 7.031, Canadá con 5.958 o Arabia Saudí con 5.896. Es este tráfico reefer, que parte de los muelles del puerto de Valencia, el que permite tomar un vino de Utiel-Requena en un restaurante japonés en Tokyo, disfrutar de una naranja valenciana es un supermercado de New York, encontrar ajos de Castilla-La Mancha en una frutería de Toronto o disfrutar de una ensalada con tomate de la huerta murciana en Dubai.

Apuesta por el tráfico reefer

Para ello, es importante la apuesta que está haciendo la comunidad portuaria de Valencia por instalaciones y servicios que permiten mantener la cadena de frío de estos productos que salen y entran por Valencia. En este sentido, hay que destacar la inversión por el tráfico reefer que están realizado las tres principales navieras del mundo que tienen presencia en el puerto de Valencia a través de sus tres terminales de contenedores.

En concreto, la terminal CSP Iberian dispone de 1.500 conexiones reefer, APM cuenta con 750 conexiones para este tipo de contenedores mientras que MSC dispone de 576 conexiones. A estas infraestructuras se le añaden el almacén de Agro Merchants Group que cuenta con 16.000 m2 destinados exclusivamente a la logística de los productos refrigerados y el puesto de inspección fronteriza de 17.000 m2 que, a través de la Marca de Garantía, garantiza que cualquier contenedor que sea llevado a estas instalaciones debe ser revisado en un tiempo inferior a los 45 minutos.

En esta línea, Medlog, una extensión empresarial del grupo MSC, va a desarrollar en la ZAL una nave logística especializada en el transporte por contenedor en frío para congelados y productos refrigerados para lo que tiene previsto una inversión de 35,76 millones de euros. El empleo anunciado es de 25 puestos de trabajo directos y 500 empleos indirectos.  Una apuesta por el tráfico refrigerado donde es importante la intermodalidad, de ahí la importancia de contar con un servicio ferroviario para este tipo de productos como el que puso Medlog para unir Valencia con Zaragoza con una frecuencia de dos trenes semanales.

La exportación, clave para las empresas agroalimentarias

Según los últimos datos del Boletín estadístico de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV), correspondientes al mes de marzo, de los muelles de Valencia partieron 1.133.525 toneladas de productos agroalimentarios para exportación, un 39,79% más que el primer trimestre del 2020 -cuando la economía española y mundial todavía no estaba condicionada por la pandemia del Covid-19.

Dentro de la industria agroalimentaria, los vinos, bebida y derivados movilizaron para exportación entre enero y marzo un total de 424.595 toneladas, un 48,15% más que en el 2020. A continuación, se sitúan otros productos alimenticios, con 263.504 toneladas y un crecimiento del 48,18%.  A continuación, se sitúan aceites y grasas, con 109.233 toneladas y un aumento del 32,18%, y le siguen las frutas, hortalizas y legumbres con 98.567 toneladas y un retroceso de 13,5%.

MERCANCÍAS EXPORTTONELADAS21/20
Vino, bebida y derivados424.59548,15%
Otros productos alimenticios263.50448,18%
Aceites y grasas109.23332,18%
Frutas, hortalizas y legumbres98.567-13,5%
Cereales y sus harinas87.758221,22%
Pienso y Forrajes80.58146,16%
Conservas44.956-3,26%
Tabaco, cacao, café y especias21.27718,53%
Pescados congelados y refrigerados3.0250,57%
Habas de soja292800%
TOTAL1.333.52539,79%
Anterior artículoEl III Agrifood International Congress contará con más de 20 ponentes
Siguiente artículoLa URV emplea machine learning para calcular las emisiones de los cruceros en Barcelona