Las navieras plantean dotar el fondo para la descarbonización con un impuesto por emisiones

La International Chamber of Shipping (ICS) propuso hace dos años, junto con otras organizaciones líderes de la industria de armadores, el establecimiento  de un fondo de cinco mil millones de dólares, financiados por el sector, con el objetivo de apoyar la investigación y el desarrollo para la descarbonización del transporte marítimo. En relación a esta iniciativa, ahora la ICS y las compañías acaban de presentar una nueva propuesta, que, aunque sigue señalando a las navieras como las que financiarían el fondo, ahora este pago se haría en forma de impuestos.

La nueva propuesta de la ICS, que no sustituye a la anterior pero que se añade a la del fondo de cinco mil millones de dólares y que cuenta con el nuevo apoyo de la asociación de armadores de flotas de graneleros Intercargo, prevé la tributación a nivel mundial de las emisiones de carbono de los buques, una imposición fiscal que sería la primera de este tipo en cualquier sector industrial. Para ello, la asociación ha pedido a las Naciones Unidas que se les tome en cuenta considerar una medida basada en el mercado aceptada a nivel internacional, con el fin de acelerar la adopción y el uso de combustibles marinos sin carbono.

La propuesta presentada a la Organización Marítima Internacional (OMI), agencia de la ONU, dispone que las tasas se impondrían en forma de impuestos obligatorios por cada tonelada de CO2 emitida por los buques de tonelaje bruto de más de cinco mil toneladas.

Esta nueva propuesta de la ICS también prevé el establecimiento de un fondo (Fondo de la OMI para el clima) con los recursos generados por esta nueva fiscalidad, que debería utilizarse para completar la diferencia de los precios entre los combustibles marinos convencionales y aquellos con cero emisiones de carbono, así como para lograr que en todos los puertos del mundo exista la infraestructura de bunkering necesaria para proporcionar a los buques combustibles como el hidrógeno o el amoníaco.

Además, el nuevo fondo sería el responsable de calcular las contribuciones climáticas que deben pagar los buques, así como recaudar el impuesto. La ICS ha especificado que, con el fin de minimizar las cargas para Estados y garantizar el rápido establecimiento del impuesto sobre el carbono, el nuevo sistema debería hacer uso de los mecanismos ya propuesto para el fondo de I+D de cinco mil millones dólares propuestos hace menos de dos años. Este sistema debe ser aprobado por la OMI en noviembre inmediatamente después de la COP26, la cumbre de la ONU sobre el cambio climático que se celebrará en Glasgow a partir del 12 de noviembre.

Anterior artículoAbiertas las inscripciones del Máster en Derecho Aduanero de la Cátedra Fundación Aduanera-URV
Siguiente artículoAntonio Llobet, dispuesto a promover la figura del OEA por todos los medios