Las terminales portuarias españolas anuncian el inminente impacto negativo del coronavirus

La asociación nacional de empresas estibadoras y centros portuarios de empleo (ANESCO) señala “el fuerte impacto que puede tener el brote de coronavirus en los puertos españoles, ya que puede derivar en importantes disminuciones de tráficos, pérdidas económicas y en la necesidad de adoptar medidas organizativas acordes en las terminales portuarias”.

Los principales puertos chinos,entre los que se encuentran los de mayor actividad del mundo, llevanaproximadamente cuatro semanas trabajando a escasa actividad. Esta tendenciabajista comenzó con la celebración del Año Nuevo Chino, como ocurre anualmente,“pero en esta ocasión se está viendo agravado en el tiempo y en la intensidadpor la crisis del coronavirus, sin que todavía se conozca cuáles serán loslímites de este descenso”, explica ANESCO.

“Esta situación está afectando negativamente a todo el transporte marítimo internacional, mediante el que se desarrolla el 90% del comercio mundial”, refleja la patronal en un comunicado”.

“En los puertos españoles se estácomenzando a percibir el efecto, que se traslada con aproximadamente cuatrosemanas de diferencias respecto a la actividad portuaria asiática. Por lotanto, en las próximas fechas se intensificará la crisis, de forma que sereducirán operaciones portuarias relacionadas con países orientales. Losefectos del paro obligado por esta emergencia sanitaria en las fábricas ypuertos de China tendrán consecuencias en los españoles durante las próximassemanas”, remarca ANESCO.

Según ANESCO: “El coronavirus inicialmente puede provocar un descenso de hasta el 30% en la actividad de algunas terminales portuarias de contenedores españolas, que se puede continuar acrecentando en periodos posteriores”

En el año 2018, según datos delPuertos del Estado, 8,7 millones de toneladas con origen o destino hacia Chinautilizaron los puertos españoles, siendo aquellos ubicados en la costa mediterránealos empleados para estos intercambios comerciales. De esos tráficos marítimoscerca del 40% de las mercancías procedentes de China lo son en tránsito, esdecir que tienen como destino final terceros países, y que por tanto utilizanlos puertos españoles como las mejores conexiones para llegar a su destinofinal. En ese año, España movió por vía marítima 46,1 millones de toneladas conel conjunto de países asiáticos. Otros datos, éstos publicados por el ICEX, en2019, son que el 9,1% de las importaciones y el 2,3 % de las exportacionestotales españolas se realizan con China.

Junto a estas cifras, “hay quetener en cuenta que la crisis marítima provocada por el coronavirus, no selimita a estos flujos comerciales directos entre países, sino que genera lacancelación de escalas de buques completos en puertos españoles y tambiénreduce el comercio exterior con otros países”, continúa ANESCO.

Por todo ello, la patronal de lasempresas estibadoras que operan en los puertos españoles “estima unapronunciada disminución de tráficos que implicará pérdidas económicasimportantes en las terminales y en otros agentes de la cadena logística, quetambién conllevará una reorganización de las operativas y recursos empleados”.

Esta incidencia podrá cobrar mayorfuerza en los puertos españoles de mayor tamaño, señala ANESCO. Por ejemplo,según la Autoridad Portuaria Bahía de Algeciras, las exportaciones a Chinasupusieron un 7,29% de sus exportaciones totales en el 2019. Y lasimportaciones de China alcanzaron el 34,48% de las importaciones totales delpuerto de Algeciras durante 2019.

Para la patronal, “aún es difícil estimar el impacto total, económico y organizativo, que provocará en el sector, ya que los efectos negativos continúan aumentando”

Considerando los datos ofrecidospor la Autoridad Portuaria de Barcelona, el 11% de sus exportaciones decontenedores y el 41,9% de sus importaciones de contenedores fueron hacia odesde China, sin considerar los movimientos de esta procedencia de contenedoresen tránsito hacia otros países operados en Barcelona.

Como último ejemplo, tambiéndestaca el puerto de Valencia, en que se importaron o exportaron en conjunto,durante el 2018, la cifra de 316.126 contenedores con origen o destino chino,sin considerar el transbordo.

ANESCO, por estos motivos, alertadel “efecto que se puede producir en los puertos españoles y de lasconsecuencias que todavía no se pueden estimar en su totalidad al no haberremitido las causas o tendencias”.