Liderazgo femenino hacia un futuro sostenible

Aunque las mujeres han hecho progresos en las operaciones de la cadena de suministro, alcanzar la paridad de género con los hombres sigue siendo un objetivo aún por alcanzar. La igualdad de género en logística, protagonizará una de las conferencias del SIL

Todos sabemos que los retos del sector logístico-portuario durante los próximos años no serán sencillos. El sector enfrenta una serie de desafíos significativos entre los que se encuentran la transición energética, la transformación digital, las disrupciones en la cadena de suministro, el cambio climático, la globalización y la necesidad de mejorar la sostenibilidad y la eficiencia operativa en nuestras comunidades. Ante estas situaciones complejas, se requieren nuevas perspectivas y habilidades para desarrollar y adaptar el sector a las nuevas exigencias del mercado global.

Para enfrentar estos retos, es fundamental contar con un capital humano diverso y capacitado, que incluya a todos los géneros, que consiga mantener la competitividad del sector, con un buen desempeño económico, pero que al mismo tiempo se enfoque en el impacto que genera en su entorno, liderando un cambio de paradigma hacia la sostenibilidad y la generación de valor social. 

Nuestro sector se encuentra sumergido en una revolución, mediante la cual las habilidades físicas originalmente muy necesarias en las empresas de transporte y portuarias dejan de ser un elemento indispensable para la empleabilidad, y en su defecto habilidades estratégicas (power skills) como el pensamiento crítico, la adaptabilidad, la resiliencia y la comunicación ganan un papel imprescindible para el desarrollo de una empresa. 

Es por este motivo, por la necesidad de otorgar una visión holística y transformadora a una economía cambiante, que las mujeres se deben convertir en un eje clave de evolución de este sector, tradicionalmente liderado por hombres, hacia un sector más inclusivo, sostenible y adaptado a los desafíos del siglo XXI. Las mujeres, con sus capacidades de liderazgo y sensibilidad hacia el entorno, pueden aportar un valor incalculable en esta necesaria evolución.

Nuestro sector se encuentra sumergido en una revolución, mediante la cual las habilidades físicas originalmente muy necesarias en las empresas de transporte y portuarias dejan de ser un elemento indispensable para la empleabilidad

Diversos estudios han demostrado que las mujeres tienden a adoptar un estilo de liderazgo colaborativo y transformacional, y que las empresas con una representación femenina de más del 30% en puestos de liderazgo tienden a obtener mejores resultados financieros y muestran una mayor capacidad de innovación y adaptación. Este tipo de liderazgo es especialmente relevante en un sector como el logístico-portuario, donde la colaboración y la capacidad de adaptación son esenciales para enfrentar los cambios constantes y las complejidades del entorno global.

Es por esto por lo que las comunidades logístico-portuarias están en la obligación, por el bien de su funcionamiento y de su impacto en la sociedad en general, de atraer el talento femenino. Para ello es fundamental dar visibilidad y accesibilidad a las oportunidades y potencial de desarrollo profesional en las comunidades logístico-portuarias, por ejemplo, a través de iniciativas como las que desarrolla el grupo de trabajo de formación y ocupación del puerto de Barcelona, de la mano de la Escola Europea, como el “Descobreix el Port” o el “Forma’t al Port”, en los que se dan a conocer todos aquellos puestos de trabajo para que las jóvenes conozcan sus posibilidades en el sector. 

Participantes en la segunda edición del programa de formación de alto rendimiento Forma’t al Port Talent, un trabajo de colaboración entre el puerto de Barcelona, la Escola Europea -Intermodal Transport, la Diputación de Barcelona, el Ayuntamiento de Barcelona, el Consorci de la Zona Franca, las asociaciones de la comunidad portuaria y un conglomerado de empresas del sector

Durante los últimos años, la Escola Europea ha experimentado un crecimiento de participación femenina, contando con un porcentaje de participación femenina de más del 40% en programas en los que los candidatos deben pasar un proceso de selección, como es el caso del Forma’t al Port Talent. Esto significa que cada vez más chicas se sienten atraídas por el sector y demuestran tener habilidades y conocimientos competentes para trabajar en las empresas de nuestra comunidad. Programas como este, no solo capacitan a las mujeres en habilidades técnicas esenciales, sino que también fomentan habilidades transversales para el liderazgo trasformador y aportan una mayor visibilidad y presencia femenina en un sector que tradicionalmente ha sido dominado por hombres.

En conclusión, la inclusión de mujeres en el sector logístico-portuario no solo es una cuestión de equidad, sino una necesidad estratégica para su evolución hacia un modelo más sostenible, digital y socialmente responsable. Las capacidades de liderazgo de las mujeres, junto con su sensibilidad hacia el entorno, pueden ser el motor de la transformación necesaria para enfrentar los desafíos actuales y futuros del sector. Apostar por la diversidad de género no solo es justo, sino que también es una decisión inteligente que puede conducir a un futuro más próspero y sostenible para todos.