La logística se visualiza como un activo de valor

Susana Val

Directora de Zaragoza Logistics Center (ZLC)

Directores de supply chain, responsables de logística, agentes portuarios, y en general puestos directivos en áreas de sistemas o transporte, se corresponden con perfiles cualificados donde existe una demanda incesante por parte del mercado laboral

Ciertamente la pandemia y los grandes acontecimientos globales han puesto de manifiesto el papel fundamental realizado por los logísticos a todos los niveles dentro de la cadena de suministro. Por fin la logística se visualiza como un activo de valor para la entrega del producto final. La customización de los productos es posible gracias a las diversas estrategias llevadas a cabo dentro de la cadena logística (como la posposición de los productos, o la impresión 3D). La omnicanalidad y el comercio electrónico, han provocado un cambio de raíz en las estrategias de entrega de los productos, sustituyendo flotas de vehículos por otras de menores dimensiones en continuo tránsito dentro de los núcleos urbanos, con el fin de suplir la mercancía garantizando tiempos de entrega récord. 

Con todos estos datos, el crecimiento del sector logístico ha sido exponencial y, la generación de empleo en ese sector se encuentra ahora mismo muy por encima de la media de la economía en general. Sin embargo, existe un gran desconocimiento sobre las posibles salidas profesionales en todos los niveles, ya que cada vez son más las competencias necesarias para el desempeño de la profesión y pocos los centros formativos con capacidad de adecuarse rápidamente a la demanda. 

A día de hoy, perfiles como carretilleros, operadores portuarios, personal de almacén y conductores profesionales, son algunas de las profesiones más demandadas debido a la escasez de profesionales. En parte, por la falta de centros especializados en este tipo de formación, que, aunque están en auge y crecimiento, todavía no son los suficientes. El problema radica a la hora de hacer llegar estas profesiones y sus salidas profesionales a la población más joven, ya que esta información debería forjarse desde edades tempranas. A esto se unen desafíos como la incorporación del talento femenino a determinados puestos, aspecto que todavía debe trabajarse en detalle, por haber estado muy vinculados durante años al género masculino. 

Estudiantes de todo el mundo acuden a ZLC a estudiar los másteres en Logística y Supply Chain Management o Doctorado

El nuevo reto global

Directores de supply chain, responsables de logística, agentes portuarios, y en general puestos directivos en áreas de sistemas o transporte, se corresponden con perfiles cualificados donde existe una demanda incesante por parte del mercado laboral, ávido de atraer talento a la profesión. Los centros de formación de estos perfiles han proliferado en los últimos años, pero la gran barrera existente radica en la falta de adecuación en muchos casos de las competencias requeridas por la empresa y los currículums formativos de los programas educativos. Estos, no gozan en muchos ámbitos de la flexibilidad y la agilidad para adaptarse a los nuevos paradigmas de la logística global. 

Los jóvenes que buscan una formación específica en logística deben explorar de entre aquellos programas que sí incluyen competencias como la digitalización, la sostenibilidad o la analítica de datos, entre otros, además de los idiomas, dentro de los estudios de logística y cadena de suministro. Y es ahí, donde se produce la principal brecha ante un vacío que permitiría formar perfiles competentes ante el nuevo reto global de la logística.

El crecimiento del sector logístico ha sido exponencial y, la generación de empleo en ese sector se encuentra ahora mismo muy por encima de la media de la economía en general

Por otro lado, aspectos como la conciliación o la flexibilidad laboral, pueden frenar el interés de algunos jóvenes por el sector logístico, que a priori, se presenta como un sector vibrante, donde todo lo que se mueve hoy era para “ayer”. A diferencia de otros sectores que llevan décadas implantados y estructurados, la logística sufre de continuos cambios que afectan transversalmente a la empresa, muchas veces motivados por la inclusión de tecnologías y aperturas de nuevos mercados, que quizás no termina de estabilizar el sector y no permite vislumbrar para las nuevas generaciones un recorrido claro y potente en el que llevar a cabo su desempeño profesional. Sin duda alguna, queda un gran trayecto por recorrer comenzando por jornadas informativas en etapas tempranas y una mayor agilidad en la inclusión de materias de interés dentro de cada plan formativo especializado.   

Colaboración entre centros de formación y empresas

Actualmente la formación impartida en materia de logística incorpora en muchos casos las charlas de experto y potencia la realización de prácticas en empresa. También de forma paralela, estamos viendo cómo el sector empresarial avanza hacia una mayor presencialidad en el mundo académico, conscientes de la necesidad de visibilizar su labor y fomentar el acceso de las nuevas generaciones al sector de la logística.

Como directora de un centro de formación en materia de logística, sí que he visto y recibido positivamente a las empresas en búsqueda de talento en el sector, y de valores y competencias que anteriormente no poseían muchos de los perfiles logísticos. Las empresas, conscientes del grado de dificultad de la labor, están colaborando con el mundo académico, en diferentes facetas. Por un lado, mediante la impartición de charlas orientativas, en las que además de presentar la empresa, responden a las cuestiones y dudas sobre el futuro profesional de los estudiantes. También mediante la formación de su propio personal en programas formativos, posibilitando la promoción dentro de la propia empresa para estos perfiles. De esta forma, se está complementando la formación del personal propio de la empresa en ámbitos tan novedosos como la digitalización, la sostenibilidad, el comercio global y la seguridad y resiliencia entre otras facetas. 

Por último, encontramos a su vez empresas muy comprometidas que ofrecen proyectos de investigación por medio de tesis fin de máster, trabajos fin de grado o incluso tesis doctorales, donde los estudiantes desarrollan sus conocimientos en problemas reales de la empresa, aumentando así la motivación, la comprensión y siendo así partícipes del entorno empresarial. A su vez, vemos cómo estos problemas se están moviendo desde la perspectiva de la logística tradicional hacia nuevos paradigmas relativos a la transformación digital de la empresa en muchos casos, ligado a los grandes compromisos medioambientales adquiridos por Europa y la consiguiente transformación social.

Aún así, todavía se necesitan desarrollar habilidades y establecer un canal de comunicación constante que transmita las necesidades del sector empresarial a los centros de formación, de manera que se articulen los mecanismos para convertir los currículums de las nuevas generaciones en una carta de presentación atractiva para la empresa.