Logística, transporte y aduanas: actividades profesionales con futuro, pero que hay que saber promocionar

Está claro que el sector logístico es el “gran desconocido” para los jóvenes tanto a la hora de plantearse sus estudios como a la hora de incorporarse al mercado laboral, lo que ocasiona una falta de personal que afecta a prácticamente todos los perfiles laborales del sector, desde los más especializados hasta los más genéricos

Aunque “logística” es una única palabra, se trata de un término que se aplica a infinidad de actividades, tareas, funciones, profesiones y categorías laborales que son imprescindibles y que pueden estar relacionadas con cualquier parte de una cadena de suministro end to end. 

Los que formamos parte de este sector lo sabemos, pero, en términos generales, cuando a la sociedad se le habla de logística, muy probablemente piensan en un camión que lleva mercancías de un lugar a otro o en un almacén en el que se cargan y descargan cajas o bultos.

Este puede que sea uno de los motivos por el cual la gente en general y los jóvenes en particular no vean que el sector de la logística puede brindarles una carrera profesional. Y no es ni va a ser fácil cambiar esta manera de pensar, a pesar de que tanto desde el propio sector como desde otras instancias se vienen desplegando distintas iniciativas que podrían contribuir a ello. Pero, poner en marcha cualquier acción concreta es lento y los resultados que puedan obtenerse siempre serán a medio y largo plazo.

De todas formas, por pequeñas o acotadas que sean las iniciativas, todas son bienvenidas y todas suman de cara a dar visibilidad al sector de logística ante la sociedad.

Está claro que el sector logístico es el “gran desconocido” para los jóvenes tanto a la hora de plantearse sus estudios como a la hora de incorporarse al mercado laboral, lo que ocasiona una falta de personal que afecta a prácticamente todos los perfiles laborales del sector, desde los más especializados hasta los más genéricos.

La falta de incorporación de personal joven al sector (falta de “conexión” con las nuevas generaciones) sumada a la incorporación al sector de las nuevas tecnologías -siendo un sector espacialmente afectado por la digitalización- supone un problema adicional al encontrarnos con una parte del personal laboral actual del sector que no dispone de las competencias adecuadas para adaptarse a la nueva situación.

La Formación Profesional, pieza clave para el futuro de la logística

A finales del año pasado se presentó el informe “The present and future scenario for VET & Logistics in Europe”, que ha servido para intercambiar buenas prácticas sobre la FP en logística poniendo el foco en los perfiles profesionales, las habilidades, las necesidades y las tendencias futuras de la logística en Europa. Además, el informe aporta recomendaciones para abordar la mejora de la calidad y la innovación de los sistemas de FP de la UE en el ámbito de la especialización logística, partiendo de la base que la proporción de la industria logística en la economía europea se estima en torno al 14% del PIB europeo.

El documento pone como evidencia que, aunque la oferta formativa de FP en logística se puede considerar variada, el escenario de futuro a corto plazo (2030) para la industria logística en Europa es incierto dado que se necesitan nuevas habilidades y conocimientos vinculados a la digitalización, a la concienciación con el cambio climático, al trabajo en equipo o a las nuevas tecnologías (blockchain, inteligencia artificial, 3D, etc.). Se suma a ello que muchos de los empleados actuales no cuentan con las competencias adecuadas para trabajar, incluso en los niveles laborales más bajos, y se detectan otras carencias relacionadas con el conocimiento de idiomas, la conciencia ambiental o la posibilidad del personal de realizar “multitareas”.

Aunque la oferta formativa de FP en logística se puede considerar variada, el escenario de futuro a corto plazo (2030) para la industria logística en Europa es incierto dado que se necesitan nuevas habilidades y conocimientos vinculados a la digitalización, a la concienciación con el cambio climático, al trabajo en equipo o a las nuevas tecnologías (blockchain, inteligencia artificial, 3D, etc

A pesar de estas necesidades, del estudio Logistics VET Hub se desprende que, actualmente y de cara al futuro, el perfil profesional más demandado en todos los países europeos es el de conductor de camión, seguido de los operarios de almacén, de transporte y de grúas, desarrolladores de software, informáticos para el e-commerce o técnicos de telecomunicaciones. Es decir, que el sector logístico necesita a gente bien formada y con habilidades físicas, con competencias técnicas vinculadas a las nuevas tecnologías y con competencias en gestión administrativa y conocimientos de las normativas y los trámites que afectan a las diversas áreas de la logística.

¿Qué deberíamos hacer?

En este sentido, ¿qué es lo que deberíamos hacer para empezar a revertir la situación? En primer lugar, las propias empresas logísticas deberían apostar y confiar en la FP, especialmente en la modalidad Dual, para incorporar a personas jóvenes e ir formándolas dentro de la propia organización, además de facilitarles el poder complementar sus conocimientos realizando cursos de corta duración sobre ámbitos o aspectos más concretos.

Por otro lado, los planes de estudios y la oferta formativa de FP relacionados con la logística deberían ir adaptándose y modificándose en función de las tendencias del sector y de las competencias que requieren las empresas. 

Asimismo, debería fomentarse entre los jóvenes que los estudios de FP en logística son atractivos porque hay una variada oferta de puestos de trabajo y una alta demanda para cubrirlos.

Las propias empresas logísticas deberían apostar y confiar en la FP, especialmente en la modalidad Dual, para incorporar a personas jóvenes e ir formándolas dentro de la propia organización

Pero todas y cada una de estas acciones tienen que llevarse a cabo estableciéndose una colaboración público-privada. Es decir, administraciones, centros de formación, asociaciones profesionales y empresas logísticas tienen que actuar de forma conjunta y sumar esfuerzos. Tiene que haber interés e implicación entre todas las partes: la Administración debe destinar recursos tanto a la formación como a la ocupación en logística; la parte docente debe conocer los perfiles profesionales que requieren las organizaciones logísticas para ir adaptando las materias curriculares y los estudios; las asociaciones profesionales deben seguir apostando por ofrecer programas de formación inicial y continua para profundizar en aspectos más concretos de las profesiones logísticas; y las empresas del sector deben saber atraer y retener a los trabajadores, ofreciéndoles unas condiciones laborales dignas.

Se trata de una misión conjunta para contrarrestar el desconocimiento que los jóvenes y la ciudadanía tienen de la logística y conseguir hacer visible un sector que ofrece pluralidad de disciplinas, una gran variedad de puestos de trabajo y una infinidad de trayectorias profesionales.

Desde el COACAB, en la medida de nuestras posibilidades, intentamos dar a conocer las posibilidades y retos de nuestro sector en todos aquellos foros y actividades en las que participamos. Así, lo promocionamos (principalmente actividades formativas logístico-aduaneras) en eventos profesionales -como el SIL, Foro Aduanero- en nuestros propios cursos de formación y capacitación (Despacho aduanero, SIF, OEA…etc) y en los webinars técnicos especializados que organizamos (CBAM, PUE-CO…etc), en nuestra actividad diaria, con una “bolsa de trabajo” específica para el sector, y mediante la colaboración con diferentes centros de formación para facilitar la incorporación de sus alumnos al mercado laboral logístico.