La logística que viene

Iratxe García

Directora de Organización y Desarrollo Corporativo delInstituto Vasco de Logística y Movilidad Sostenible (IVL)

Son necesarios programas de formación y desarrollo de habilidades, en clave sostenible.

El pasado 14 de julio del 2021 la Comisión Europea publicó el programa “Fit for 55”, un conjunto de herramientas que apoyan el compromiso de reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero en al menos un 55% para 2030, en relación con el nivel del 1990. Estas propuestas van acompañadas de una serie de medidas legislativas y actualizaciones a la regulación actual. Es por tanto un hito en la ambición climática de la UE para la descarbonización, siendo una legislación pionera en el mundo.

Desde el día de su publicación, en el Instituto Vasco de Logística y Movilidad Sostenible (IVL) no se ha parado de trabajar en torno al Green Deal y el Fit for 55. Fruto de esto, estamos en un proceso de reflexión con respecto a la necesidad de integrar de una manera mucho más intensa todo esto en nuestros programas formativos.

Actualmente nuestros planes pedagógicos se imparten con sensibilidad a este respecto, pero creemos que una formación de calidad es imprescindible para hacer frente al desafío de convertirnos en un continente climáticamente neutro.

El paquete Fit for 55 ambiciona un cambio enérgico en la economía, industria y sociedad en general con el propósito de una transición sostenible y equitativa. Para que esta metamorfosis sea realista la educación y la formación son fundamentales a fin de impulsar la concienciación y las capacidades necesarias para la economía verde. Y es que, se necesitan programas de formación y desarrollo de habilidades, en clave sostenible, con el objeto de preparar a la fuerza de trabajo para la transición hacia una economía verde.

Debemos tener en cuenta que los trabajadores de la nueva Europa son los universitarios y estudiantes de hoy. Estas personas empezarán a desarrollarse en un entorno en plena transformación y serán los responsables de implementar los cambios para la descarbonización de Europa. 

Toda transición ha de ir acompañada del conocimiento necesario del personal que vaya a ocuparse en esta tarea. Llevamos años hablando de la necesidad de formación de nuestros profesionales en torno a la industria 4.0 y a este requisito hemos de integrarle una filosofía verde en todas las áreas y ámbitos laborales en la transición hacia una economía verde. Esta filosofía ha de ser intrínseca a nuestra actividad y no únicamente promovida por el marketing o los sellos de calidad. 

Además de la conciencia y la responsabilidad social, tendremos que estar correctamente formados para afrontar estos procesos y adaptar las cadenas de suministro al mundo que viene no dejando toda la responsabilidad en manos del transporte.

El paquete Fit for 55 ambiciona un cambio enérgico en la economía, industria y sociedad en general con el propósito de una transición sostenible y equitativa. 

Según la publicación Énfasis Logística, las operaciones logísticas producen hasta un 75% de la huella de carbono de las empresas por lo que, para abordar semejante reto, no solo necesitaremos competencias transversales y sensibilidad hacia el medio ambiente, debemos tener profesionales a la altura y la formación debe enfocarse hacia el diseño de cadenas logísticas eficientes y más sostenibles, las denominadas Green Supply Chain Management (GSCM). Hablamos de optimización de los procesos logísticos para cumplir con la descarbonización y debe ser a todos los niveles. Si bien el transporte es un eje esencial en el nuevo paquete Objetivo 55, debido a que el sector es el responsable del 29% de las emisiones globales, no podemos centrar toda la atención en él. Hay que optimizar todos los procesos, desde una perfectiva ecológica. A través del concepto “logística verde” se buscará implementar  prácticas más sostenibles en las diferentes fases del proceso, desde la minimización de los desperdicios, el diseño del producto, y de las denominadas ventas verdes que valoran el desempeño ambiental de los proveedores hasta el stock de material, la medición de la huella ecológica del carbono, la optimización de las rutas de transportes, conducción eficiente así como la optimización de procesos internos del almacén (luminarias, vehículos autónomos, etc.) en resumen implementar acciones verdes a toda cadena de valor. 

El Máster en Logística Integral del Instituto Vasco de Logistica y Movilidad Sostenible, está siendo sometido a una profunda reflexión con el objetivo de integrar mecanismos como el Insetting, que creemos, favorecerán la implementación de nuevas operativas que nos ayuden a superar la resiliencia climática. Estos elementos serán clave para garantizar la supervivencia de las organizaciones.