La nueva Lonja de Pescadores del Port de Barcelona reivindicará el carácter pesquero y marinero de la ciudad

El Port de Barcelona ha presentado el plan para la construcción de la nueva Lonja de Pescadores, un proyecto que se pondrá en marcha a finales del año 2022. El nuevo proyecto es también una oportunidad para abrir el puerto a los ciudadanos y reivindicar la actividad pesquera, la cual ha desempeñado un papel decisivo en el desarrollo del barrio marítimo de la Barceloneta. La nueva Lonja también permitirá reivindicar con orgullo el carácter marinero y pesquero de la ciudad y su puerto.

El presidente del Port de Barcelona, Damià Calvet, acompañado por José Manuel Juárez, patrón de la Cofradía de Pescadores de Barcelona, y Ramón Griell, subdirector general de Infraestructuras y Conservación del Port de Barcelona
Interior de la nueva Lonja de Pescadores del Port de Barcelona

El proyecto de la nueva Lonja de Pescadores, que saldrá a concurso en los próximos meses, consiste en la construcción de un edificio de 3.233 m², diseñado juntamente con la Cofradía de Pescadores, y cuenta con una inversión de 8 millones de euros. Esta remodelación supone la reordenación de los muelles de Pescadors y Balears, que suman 24.000 m².

El proyecto, que tendrá una duración de diecisiete meses, estructurará la futura Lonja en tres bloques y logrará hacer más eficientes los servicios requeridos por los distintos tipos de pesca que se realizan en Barcelona -cerco y arrastre- e implican la captura de pescado azul y blanco. La separación por tipos de pescado agilizará las subastas y los procesos de preparación, envasado y facturación de las capturas.

El proyecto de la nueva Lonja de Pescadores, que se licitará en los próximos meses, consiste en la construcción de un edificio de 3.233 m², diseñado juntamente con la propia Cofradía de Pescadores

Aquí se puede visualizar un mapa interactivo del nuevo proyecto:

El nuevo espacio de la Lonja de Pescadores, que se levantará frente a la emblemática Torre del Rellotge, destaca por la construcción de una pasarela que permitirá a los ciudadanos visitar la misma. Además de incorporar grandes ventanales que facilitarán a los visitantes ver la actividad que se desarrolla en el interior de la Lonja, especialmente la subasta de pescado, también albergará las oficinas de la Cofradía de Pescadores de Barcelona, salas de reuniones y formación y todos los servicios necesarios. Además, la planta superior del edificio albergará usos públicos, donde el Port ya ha reservado un espacio para un restaurante.

El nuevo espacio de la Lonja de Pescadores se construirá frente a la emblemática Torre del Rellotge

El proyecto también prevé que la emblemática Torre del Rellotge se pueda visitar y forme parte del circuito cultural que esta previsto se realice en este espacio.

La nueva Lonja de Pescadores se enmarca en un proyecto de remodelación integral de las instalaciones pesqueras de Barcelona que persigue un doble objetivo: por un lado, garantizar el futuro desarrollo de la actividad pesquera en Barcelona conforme a criterios de sostenibilidad y competitividad; y, por otro, abrir al público esta zona del Port Vell y convertirla en un espacio cultural y turístico de referencia de la ciudad de Barcelona.

El proyecto estructurará la futura Lonja en tres bloques para hacer más eficientes los servicios que requieren los diferentes tipos de pesca que se realizan en Barcelona
La nueva Lonja de Pescadores busca abrir al público esta zona del Port Vell

La primera comunidad energética del Port de Barcelona, en el muelle de Pescadors

La Comunidad Energética del muelle de Pescadors aprovechará las superficies de las cubiertas existentes y futuras (almacenes, aparcamientos y lonja) para ubicar un sistema de paneles solares que alimentará las diferentes instalaciones del muelle (fábrica de hielo, lonja, etc.). La instalación fotovoltaica y de almacenamiento ubicada en la cubierta de la Lonja contará con 359 paneles solares que generarán una potencia nominal de 100 kW y una capacidad de almacenamiento de 70 kWh. Esta instalación de energía solar permitirá un ahorro anual de 54 toneladas de CO₂.

La Comunidad Energética del muelle de Pescadors utilizará las superficies de los tejados existentes y futuros (almacenes, aparcamientos y lonja) para instalar un sistema de paneles solares