La Lonja de Pescadores de Barcelona renace renovada y abierta al público

La dársena pesquera abrirá a la ciudadanía después del verano para visibilizar el sector pesquero y su relevancia económica e histórica

El muelle de Pescadors del puerto de Barcelona ha acogido este viernes el acto de inauguración de la nueva lonja. Se trata de la primera pieza del puzzle para abrir la dársena pesquera del recinto catalán a la ciudadanía. De hecho, está previsto que en octubre se permita el libre acceso de visitantes a las instalaciones para que puedan conocer de cerca la histórica actividad pesquera barcelonesa. Ello se hará mediante la urbanización de los accesos y la habilitación de un restaurante vinculado a la mar, cuya adjudicación se prevé después del verano.

En este sentido, la nueva Lonja de Pescadores está pensada arquitectónicamente para abrir la pesca a los ojos de la ciudadanía, una apuesta que se está materializando con diferentes acciones en el Port Vell de cara a la Copa América. Específicamente, el edificio dispone de una rampa exterior de 140 metros que da acceso a la primera planta del recinto, lo que permitirá en un futuro cercano que los visitantes se asomen para contemplar la llegada de los 23 barcos pesqueros que componen la flota barcelonesa, y la posterior subasta del producto que pescan los cerca de 155 pescadores del recinto.

La nueva lonja (derecha) dispone de un balcón que permite visualizar la llegada de los barcos pesqueros al muelle de Pescadors

Por lo que respecta a los aspectos más técnicos, la inversión desplegada para el nuevo edificio ha sido de casi 9 millones de euros para completar la obra en un año y medio. La construcción ocupa 3.233 metros cuadrados y sustituye a la lonja histórica del puerto de Barcelona. Ahora, el antiguo edificio se encuentra en fase de demolición, lo que facilitará el trazado de un acceso que permita integrar de una mejor forma la ciudad con el muelle que gobierna la icónica Torre del Rellotge.

Asimismo, como ha anunciado el director general del Port Vell, David Pino, durante la presentación de la nueva Lonja de Pescadores, se prevé que en un futuro haya una conexión mediante un transbordador entre el muelle de Espanya, donde se encuentra el Maremagnum, y el muelle de Pescadors.

“Llevamos en este proyecto 33 años”, ha introducido el patrón mayor de la Confraria de Pescadors, José Manuel Juárez, quien ha reconocido el cambio de mentalidad que ha impulsado el sector: “El resultado de esto será el esfuerzo que pongamos entre todos los presentes y seamos capaces de ser grandes influencias para el resto en cuanto a la pesca local sostenible; es el único sector primario que hay en la ciudad, tenemos que mimarlo como al niño pequeño y no castigarlo”.

José Manuel Juárez, Sergi Tudela y Lluís Salvadó, sobre la pasarela desde donde el público podrá ver la subasta del pescado

En ello se ha detenido precisamente el patrón mayor, quien ha reivindicado “facilitar a las nuevas generaciones” que se puedan introducir en el sector y tomen las riendas del relevo generacional. “Si los pescadores no somos capaces de transmitir que hay futuro en la pesca, el que está enfrente no se lo va a creer: debemos salir y creer que es posible, y ese es el futuro de todos los pescadores para vivir un poco mejor y que nuestras empresas se revaloricen”, ha clamado Juárez.

El presidente del puerto de Barcelona, Lluís Salvadó, ha reforzado esta idea sirviéndose de la renovación que va a experimentar el muelle de Pescadors: “La lonja es la primera pieza para conseguir que la pesca sea visible, que abra sus puertas y que deje de estar en un espacio donde no se puede acceder, para que la ciudadanía pueda descubrir de primera mano que Barcelona tiene pesca y que queremos un futuro para ella”.

De las décadas que han pasado desde que se ideó la nueva lonja, “todos tenemos anécdotas”, ha introducido David Pino. En su etapa como responsable de Ports de la Generalitat en Tarragona, “conocí a Adolfo Romagosa, exgerente del Port Vell, y me comentó que quería hacer una lonja en Barcelona como la de La Ràpita; muchos años después, me lo encontré y le pedí que me enseñase esa lonja que quería construir”. De eso han pasado casi dos décadas, y no ha sido hasta ahora que, finalmente, la Lonja de Pescadores es ya una realidad.

Es algo que también conoce muy de cerca el director general de Política Marítima y Pesca Sostenible de la Generalitat, Sergi Tudela. En su etapa previa como biólogo marino, había pisado la antigua lonja de mar del puerto de Barcelona: “Cuando he visto cómo se estaba demoliendo, he tenido sentimientos encontrados; era un espacio entrañable, pero debíamos superarlo”, ha subrayado Tudela, quien ha definido lo que, a su parecer, necesitaba el sector: “Necesitábamos esta dignificación de la pesca y su visibilización hacia la ciudadanía, tenemos una estrategia marítima de país, y la pesca es uno de los frontales de la economía azul”.

Vistas de la Torre del Rellotge desde el nuevo edificio de la lonja