La Lonja del puerto de Pasaia enfila la recta final licitando la hostelería

El puerto de Pasaia está un paso más cerca de “dar carpetazo” al proyecto de la Lonja del pescado, una actuación que comenzó en el 2011 y que ha ido sufriendo toda clase de contratiempos y retrasos a lo largo de estos 22 años. Ahora se dan los últimos retoques para finalizar su completa puesta en marcha con la apertura de la licitación para la habilitación y explotación como cafetería-restaurante de un nuevo espacio ubicado en el edificio cabecera de la Lonja pesquera del puerto. 

En lo referido a la obra en sí, y tras inaugurar el pasado 20 de mayo la plaza de 3.000 metros cuadrados ubicada junto al edificio, solo resta finalizar la obra de la cubierta y el lateral de Esnabide Kalea, cuya actuación concluirá en el 2023 con una inversión de tres millones de euros.

Cafetería y restaurante

En concreto, la actual licitación hace referencia a un local de dos alturas en el que la planta baja cuenta con 250,09 metros cuadrados y 305,64 metros cuadrados en planta primera, ambas conectadas interiormente de manera independiente por una escalera, con una superficie edificada total de 555,73 metros cuadrados, aunque la superficie a efectos de tasa por ocupación del suelo es de 305,64 metros cuadrados.

La Autoridad Portuaria de Pasaia dará el espacio en concesión por un periodo de 20 años, prorrogable durante otros cinco años más, y mediante concurso, con destino a la habilitación y explotación de una cafetería y restaurante.  

Entre las ofertas presentadas en el plazo abierto hasta el 14 de marzo del 2023, se valorarán aspectos como el modelo de negocio propuesto, en el que adquieren especial relevancia cuestiones como el origen de la materia prima -que sea de cercanía- o la adaptación de los horarios a las necesidades de los usuarios, comenzando a partir de las 5 de la mañana.

Estado actual del espacio en su planta baja (arriba) y planta primera (abajo)

También se tendrá en cuenta la inversión que se realizará en la infraestructura; la Responsabilidad Social Corporativa, en la que se valorará la creación de puestos de trabajo directos y/o la contratación de personal con diversidad funcional o riesgo de exclusión. Además, se valorará positivamente la experiencia del adjudicatario en hostelería; la inversión en el mobiliario; o la propuesta de espacios y diseño interior, entre otros.