Los contenedores del puerto de Valencia llegan a los lugares más recónditos del mundo

El puerto de Valencia también conecta con las islas remotas del Pacífico Sur y del Índico, aunque sea para llevar solamente un contenedor al año.Es la expresión máxima de la capilaridad del recinto valenciano. Con China, Estados Unidos, Italia, Turquía o Brasil se intercambian miles contenedores al día; pero desde el puerto de Valencia también atienden peticiones de importación y de exportación de países que son islas remotas escondidas en la eternidad de las aguas del Índico, del Caribe y del Pacífico Sur.

Anguilla, Papúa Nueva Guinea, Vanuatu, Wallis and Futuna, Islas Vírgenes, Guam, etc. Se trata de países, de Estados independientes, de los que desconocíamos, en algunos casos, hasta sus nombres y que requieren de paciencia para encontrarlos en el mapamundi. A esos países, con esos puertos que pueden atender la descarga de contenedores gracias a que los barcos que atracan en los puertos más pequeños llevan sus propias grúas, también se conecta desde Valencia.

Un único contenedor al año para estos destinos exclusivos

Las estadísticas de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) señalan que en 2019 se exportó un contenedor – solamente uno – a Anguilla, otro a Samoa y otro a Vanuatu. Se trata de tres países/isla del Caribe y del Pacífico que son todo un emblema para el puerto de Valencia y para las compañías transitarias que gestionan el transporte y la contratación de las mercancías destinadas a tan remotos enclaves.

Anguilla está a 6.400 km de Valencia. Es un territorio británico de ultramar en proceso de descolonización por Naciones Unidas. Tiene 14.700 habitantes y una superficie de 212 km2. Una extensión equivalente a la del término municipal de la ciudad de Alicante (200 km2) o de Llíria (228 km2). A su puerto principal llega cada año un contenedor – solamente uno – cargado con mercancía diversa en el puerto de València.

Los otros dos países que también reciben un solo contenedor desde Valencia están a 17.000 km. Son Samoa y Vanuatu. Samoa (197.000 habitantes) está localizada en el Pacífico Sur; en las antípodas de las dársenas valencianas, “a mitad de camino entre Hawaii y Nueva Zelanda”. Vanuatu (293.000 habitantes) es país vecino de Samoa, en el mismo océano. Para Samoa y para Vanuatu se cargó el pasado año un contenedor (uno para cada país) de material de construcción (en ambos casos).    

Países conectados a los que llegan menos de 10 contenedores

Siguiendo en el ranking, y por orden ascendente, a estos tres países de un solo container, le sigue (con un tráfico comercial anual de dos contenedores/año) Wallis y Futuna. Se trata de una colectividad de ultramar francesa formada por tres islas tropicales de origen volcánico que están situadas en el Pacífico Sur, entre Fiyi y Samoa, y con una población de 15.000 habitantes. Hasta allí llegaron en el 2019 dos contenedores con maquinaria y materiales de repuesto que partieron del Puerto de Valencia a 17.196 kilómetros de distancia.

El puerto de Valencia también pone anualmente su bandera en Papúa Nueva Guinea, en Guam, en San Vicente y en las Granadinas. Papúa es una región del Suroeste del Pacífico que abarca la mitad oriental de Nueva Guinea y sus islas, y que está rodeada por los mares de Bismarck, Salomón, Arafura y Coral. Cercana a Australia y vecina de las Islas Salomón, Vanuatu, Wallis and Futuna o Fiyi, en los puertos de Papúa se descargaron el año pasado tres contenedores con maquinaria y herramientas. También en Guam, isla clave por su importancia durante la Segunda Guerra Mundial situada en la inmensidad del Pacífico Sur, perteneciente a EE.UU., y con un pasado con la época colonial española, se descargó un contenedor de aceite y dos de vinos procedentes de València. San Vicente y las Granadinas, una frondosa isla del Mar Caribe de montañas volcánicas subacuáticas, playas de arena negra y bosques con aves autóctonas recibió dos contenedores con maquinaria y uno de productos químicos.

Anguilla, Samoa, Vanuatu, Guam o las Islas Salomón son algunos de los destinos más remotos a los que también llegan los contenedores con origen en el puerto de Valencia

El alcance global del puerto de Valencia aporta conectividad a los exportadores e importadores españoles, que pueden estar presentes en cualquier rincón del Océano Pacífico o Índico. Así ocurre con los cuatro contenedores de pescados congelados que llegan a las Islas Salomón o a Timor Este donde cada año llegan 5 contenedores llenos de vinos y bebidas procedentes de España. El Reino de Tonga es un país de Oceanía integrado en la Polinesia, situado a 2.382 kilómetros de Nueva Zelanda que el año pasado recibió en su puerto seis contenedores procedentes de València cargados de maquinaria y materiales de construcción. Cerrando el top de territorios con menos de 10 contenedores encontramos a las Islas Fiji, un archipiélago compuesto por más de 300 islas y famoso por sus paisajes escabrosos, las playas bordeadas de palmeras y los arrecifes de coral con lagunas de aguas cristalinas. Un paraíso que recibió ocho contenedores gestionados desde el puerto de Valencia con conservas, bebidas o productos químicos de origen español.

La conectividad del puerto de Valencia  llega a 1.000 puertos de todo el mundo

Por las terminales del puerto de Valencia pasan cada año más de 5 millones de contenedores, con origen y destino a 1.000 puertos de dos centenares de países y con las mercancías más variadas.  Las Islas Vírgenes de los Estados Unidos, situadas en el Caribe recibieron en el 2019 un total 13 contenedores con maquinaria y 2 con productos siderúrgicos. Dando un salto de cuantitativo se encuentran San Kitts and Nevis, o lo que es lo mismo, las Islas de San Cristóbal y Nieves, también situadas en el Caribe y que deben su nombre al descubridor de América, Cristóbal Colón y a la nieve de su cumbre (causada en realidad por las nubes). Este territorio es el país más pequeño del continente americano, tanto en tamaño como en población con una superficie de 261 km2 (el doble que el término municipal de Valencia) y 55.000 habitantes y a cuyo puerto llegan 25 contenedores con materiales de construcción o maquinaria, entre otros, con origen València.

La conectividad y la capilaridad del puerto de Valencia es y ha sido a lo largo de la historia un elemento diferencial del puerto valenciano. No hay límites: de los  838.398 contenedores intercambiados con los más de 80 puertos de China con los que trabaja Valencia, al único contenedor que laboriosamente se hace llegar a Anguilla, Samoa o Vanuatu; y atentos; porque en cualquier momento alguna compañía transitaria podría recibir la orden de un exportador de Ontinyent, de Toledo, de Cáceres o de Nules, para hacer llegar un contenedor al rincón más escondido del mapamundi y llegaría.

Anterior artículoRecta final para los trámites de remodelación del edificio ASTA del puerto de Barcelona
Siguiente artículoEl puerto de Tarragona, líder mediterráneo en pasta de papel con la previsión de 600.000 toneladas en el 2020