Los fletes del puerto de Valencia crecen un 6,8%

El Valencia Containerised Freight Index (VCFI) ha registrado en febrero un aumento de los fletes del 6,83% respecto al mes anterior, situándose en los 1.678,60 puntos, la cifra más alta desde el inicio de la serie histórica en enero del 2018.

Detrás de estas cifras se encuentra el dinamismo del tráfico marítimo desde septiembre del 2020, una cuestión que está provocando escasez de contenedores vacíos en el mercado que dificulta la reserva de espacios en los buques y el aumento de los fletes. Además, también está influyendo el crecimiento del precio de los combustibles que se inició a finales del año pasado. En esta coyuntura, todas las áreas analizadas por el VCFI, excepto una, han incrementado los fletes en este segundo mes del año.

Por lo que respecta a la demanda global, en enero (últimos datos disponibles) vuelve a crecer debido sobre todo al empuje de carga en los puertos chinos, según apuntan desde el estudio RWI/ISL que elabora el Instituto Leibniz de Investigación Económica. Sin embargo, en febrero, coincidiendo con la celebración del Año Nuevo Chino (del 11 al 17), los análisis estiman que se produzca una reducción de la actividad comercial lo que afectará a la demanda y oferta de capacidad en el mercado de transporte marítimo, aunque en menor medida que en años anteriores.

Además, el informe Good Trade de la Organización Mundial del Comercio señala que la actividad del transporte marítimo continúa creciendo desde el inicio de este año. Este empuje del comercio por vía marítima desde septiembre de 2020 está provocando escasez de capacidad y de contenedores vacíos en el mercado lo que dificulta la reserva de espacios en los buques y presiona todavía más al alza los fletes.

La cifra de flota ociosa inactiva por motivos comerciales se sitúa en el 1,1%

En febrero la flota ociosa, si tenemos en cuenta únicamente aquella que se encuentra inactiva por motivos comerciales, la cifra caería hasta el 1,1% a mediados de febrero, correspondiendo el resto a operaciones de reparación, mantenimiento, etc., según los datos de Alphaliner. Pese a estos niveles tan bajos, los problemas para contratar slots en los buques continúan.

Otro de los aspectos que marcan el alza de los fletes es el precio del petróleo que sigue con la tendencia creciente que inició en octubre de 2020.  Así, el precio medio del Brent europeo en febrero fue de 62,28 dólares por barril, un 13,71% más que en enero. Un comportamiento similar tiene el valor de bunkering (repostaje de buques en mar), que desde el último trimestre del 2020 está creciendo hasta acercarse cada vez más a los niveles de precios de finales del 2019.

En todas las áreas geográficas analizadas por el VCFI crecen los fletes, excepto en Latinoamérica Pacífica donde descienden un 2,70%. Las zonas más activas han sido Estados Unidos y Canadá (12,90%), Centroamérica y Caribe (6,95%), África Costa Occidental (3,43%) y Mediterráneo Oriental (3,06%). Hay que destacar el caso de Estados Unidos donde continúan los fuertes problemas de congestión en algunos de sus principales puertos lo que provoca efectos negativos sobre las cadenas de suministro.

Algunos analistas del mercado portuario indican que los colapsos en algunos puertos del Sur de California provocan retrasos de entre 7 y 10 días para poder descargar la mercancía. Esta circunstancia junto a la falta de capacidad y de contenedores vacíos están presionando al alza los fletes con destino hacia dichos puertos.

El Mediterráneo Occidental encadena tres meses consecutivos de crecimiento

El subíndice con el Mediterráneo Occidental volvió a crecer un 5,98% situándose en los 1.218, 86 puntos. De este modo, encadena tres meses consecutivos de fuertes subidas (11,68% en diciembre 2020 y 3,05% enero 2021). Esta evolución está influida por el contexto global de carencia de volumen y de contenedores vacíos, y por el aumento de los tráficos de exportación desde el puerto de Valencia con Marruecos y Argelia desde finales del año pasado.

El Lejano Oriente modera su crecimiento, encadenando siete meses consecutivos de subidas

En cuanto al subíndice del Lejano Oriente, aunque en febrero modera su ritmo de crecimiento al 2,18%, encadena ya siete meses consecutivos al alza hasta situarse en los 2.943,25 puntos. La celebración del Año Nuevo Chino y los efectos que tiene para las cadenas de producción y el comercio internacional parece que se esconden tras esta moderación. Dicha celebración suele suponer un aumento de la flota ociosa en el mercado global, pero la falta de capacidad ha hecho que el empleo de los buques se mantenga activo.

Además, según señalan desde Alphaliner, algunas fábricas implementaron fechas de cierre “flexibles”, mientras que otras planean permanecer abiertas y seguir sacando pedidos desde China, por lo que su efecto se espera que sea menor que en años anteriores.