Los transportistas valencianos alertan sobre los precios del combustible y la alta morosidad en el sector

La tendencia al alza de los precios del combustible, la alta morosidad o la falta de chóferes que aseguren el relevo generacional. Estos son algunos de los problemas actuales de los transportistas valencianos que ha desgranado este jueves Carlos Prades, presidente de la Federación Valenciana de Transporte y Logística (FVET), en un sector que a su juicio cuenta con una “debilidad estructural desde hace muchísimos años”.

Respecto al primero de estos problemas -y quizá el más relevante en la actualidad- los representantes de FVET han hecho hincapié en que el precio de los combustibles se ha situado en mayo en 1,206 euros por litro, lo que representa un crecimiento del 22% si se compara con el mismo mes del 2020. En este sentido, FVET ha presentado una encuesta en la que el 78,9% de los transportistas encuestados prevé el cierre de empresas como consecuencia del aumento de estos costes directos.

“El combustible es nuestra principal materia prima y supone un 30% de nuestros costes directos, y si miramos de mayo a mayo, ha pasado de 99 céntimos a 1,20 euros, eso es un incremento del 22%, que a día de hoy ya es el 25%”, ha señalado Prades, antes de añadir que este factor hace “difícil gestionar empresas y presupuestos”.

Desde FVET también se ha señalado, como otro de los principales problemas del sector, su alta morosidad. De hecho, 6 de cada 10 de los encuestados consideran a esta circunstancia como uno de los grandes lastres del sector. Cabe recordar que el plazo medio de pago de las empresas transportistas se encuentra entre los 90 y 120 días, “cuando sabéis que la propia Ley del transporte, que es más restrictiva en ese sentido, marca 30”, ha señalado el presidente de FVET, puntualizado que desde la federación “nos conformamos con 60 días, puesto que 90 o 120 días es mucho para empresas que no fabricamos nada, sino que prestamos servicios”.

El presidente de FVET, Carlos Prades, atendiendo a los medios de comunicación

La falta de chóferes, la elevada fiscalidad y la competencia desleal, otros problemas del sector

Los representantes de FVET también han incidido en la falta de chóferes en su actividad. El propio Prades ha señalado que en la actualidad se necesita un número considerable de conductores de manera inmediata; “Se trata de un problema del que cada día hablamos más. Existe la necesidad de 5.000 profesionales al volante a día de hoy”, ha precisado el presidente de FVET.

En cuanto a la elevada fiscalidad, Prades ha señalado que los transportistas aportan cerca de 15.000 millones de euros a las arcas públicas vía impuestos del combustible, “y además, hay que sumar otros impuestos y tasas a un sector ya de por sí muy castigado”. Por otra parte, también ha apuntado a las empresas buzón y a sus precios bajos como una modalidad de competencia desleal.

Por último, Juan Ortega, vicepresidente de FVET, ha hecho mención a las previsiones para el 2021, señalando que si bien en este año se ha producido un repunte de la actividad y de ingresos, “estos no han sido tan relevantes como se esperaban”.

Anterior artículoDrones Martime inicia las pruebas para el suministro de buques
Siguiente artículoEl puerto de Cartagena entrega los premios de la V Cátedra de Medio Ambiente