Luz verde para la reapertura de la línea ferroviaria Pau-Canfranc-Zaragoza 

La reapertura de la línea ferroviaria transfronteriza Pau-Canfranc-Zaragoza ha dado un paso más al aprobar la comisión mixta tres puntos esenciales para la reapertura completa de la línea. En una reunión del grupo de trabajo cuatripartito, en Zaragoza, se ha dado la “luz verde” política, institucional y técnica al proyecto. Los participantes en la reunión señalan que las decisiones tomadas marcan un hito crucial en la continuación y profundización de este gran proyecto para mejorar la conexión transfronteriza a través de los Pirineos centrales, en beneficio de los residentes, las empresas y el medio ambiente.

Xavier Flores, secretario general de Infraestructuras del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, y José Luis Soro, consejero de Ordenación del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón, han recibido en Zaragoza a Renaud Lagrave, vicepresidente de la Región de Nueva Aquitania encargado de infraestructuras, transportes y movilidad, y a Patrick Amoussou Adeble, secretario general de Asuntos Regionales de Nueva Aquitania.

Este grupo de trabajo cuatripartito y órgano rector político del proyecto, está integrado por los dos Estados, español y francés, la Región de Aragón y la Región de Nueva Aquitania, y tiene como misión el estudio sobre la reapertura del enlace ferroviario Pau-Canfranc-Zaragoza.

La línea transcurre a través del túnel internacional de Somport, que está en desuso desde 1970. El túnel, de 7.871 metros de longitud, cruza los Pirineos desde Los Arañones en Canfranc (provincia de Huesca) hasta Les Forges d´Abel (departamento francés de los Pirineos Atlánticos), con una longitud en el tramo español de 4.714 metros, y en el tramo francés de 3.157 metros. El tramo a reacondicionar es de tan sólo 33 kilómetros -del total de los 304 que separan Zaragoza de Pau- para unir ambas partes de la frontera.

Tres hitos decisivos

En la reunión el comité adoptó tres decisiones importantes, como la validación de las especificaciones técnicas comunes del proyecto, que permitirán la circulación de trenes, entre Zaragoza y Pau; la elección y definición de la futura estructura de gestión única del proyecto, después de obtener la Declaración de Utilidad Pública (DUI) del proyecto en el lado francés; y el compromiso compartido de los socios de posicionarse en las próximas convocatorias de proyectos, la ayuda europea en el marco presupuestario 2021-2027 en el marco del Mecanismo Conectar Europa (MCE) II. 

La validación de las especificaciones técnicas comunes es un paso importante que ahora permitirá a los equipos español y francés desarrollar el proyecto sobre bases y puntos de referencia comunes, garantizando así la plena interoperabilidad de los futuros servicios ferroviarios.

Los socios también han acordado crear un organismo común y sostenible, en forma de Agrupación Europea de Interés Económico (AEIE), que coordinará y gestionará el proyecto tras obtener la DUI por parte francesa. Así mismo, se ha acordado el futuro ámbito de competencia (legal, reglamentaria, financiera y de gobernanza) de esta AEIE, que será plenamente franco-española, así como su ámbito geográfico y funcional de intervención. 

Los socios acuerdan responder a las próximas convocatorias europeas de proyectos en el marco del Mecanismo Conectar Europa (MCE), para el período 2021-2027, con el fin de completar los estudios, en particular los que serán necesarios para el lanzamiento del estudio público en la parte francesa. Recordar que el estudio de la parte española se adjudicó en 2020, con un plazo de ejecución que vence en junio próximo. En la reunión se acogió “con satisfacción” el apoyo político y financiero de la Unión Europea, que es esencial para aplicar los programas de estudio para la reapertura de la línea ferroviaria transfronteriza y el túnel de Somport.