Euskadi se blinda ante la marea de microplásticos del Cantábrico

Euskadi intenta proteger sus costas de la llegada de microplásticos (granza) procedentes de la pérdida de contenedores del buque Toconao frente a Portugal y que ya afectan a Galicia y Asturias.

Así, se ha activado preventivamente la fase de alerta del Plan Especial de Emergencias de Euskadi (Itsasertza).

La actuación ahora activada implica la organización de los medios y recursos susceptibles de ser movilizados ante un “hipotético suceso de contaminación marina de acuerdo al grado de respuesta necesario”. Entre estos medios se incluye la incorporación de la flota pesquera para recoger la granza en alta mar, aplicando una actuación similar a la utilizada en el caso del “Prestige”.

La contaminación ha llegado a las costas de Galicia y Asturias
La contaminación ha llegado a las costas de Galicia y Asturias

La flota pesquera vasca se encuentra ahora en situación de “parada técnica” por lo que estaría disponible para realizar esta labor de “pesca” de las 25 toneladas de granza a la deriva.

El objetivo es frenar la llegada de la granza en alta mar

La decisión de activar el plan Itsasertza llega tras un estudio realizado por el centro tecnológico marino AZTI en el que se da cuenta de la situación a través de una primera simulación de las condiciones de la mar entre los días 8 de diciembre, fecha en la que se produjo el suceso en Portugal, y 8 de enero.

Plan de prevención

El Plan Especial es un procedimiento dirigido a hacer frente a aquellas situaciones de contaminación marina cuya incidencia pueda llegar a provocar riesgos para las personas y los bienes materiales. El ámbito territorial del Plan abarca toda la costa vasca y a efectos operativos se divide en dos áreas que coinciden con la división territorial: Bizkaia y Gipuzkoa.

En el mismo se recoge un análisis pormenorizado de la situación en el que se realiza una evaluación de los posibles riesgos de contaminación en función de las condiciones meteorológicas, oceanográficas y ambientales, identificando, en su caso, las áreas más vulnerables mediante los correspondientes mapas de sensibilidad de aquellas zonas incluidas en su ámbito de aplicación, a fin de protegerlas en aquellas situaciones que requieran la activación del Plan.

En el Plan Especial de Emergencias se contempla el riego más importante en el puerto de Bilbao y menor en el puerto de Pasaia, así como los puertos menores de Plentzia, Armintza, Bermeo; Mundaka, Elantxobe, Ea, Lekeitio, Ondarroa, Mutriku, Deba, Zumaia, Getaria, Orio, Donostia, Hondarribia.

Por otro lado, no se contempla específicamente un vertido de estas características, sino los más habituales tierra-mar provenientes de instalaciones portuarias e industriales y, en el punto 2.2.1, referido al “Tráfico marítimo” se indica que los focos móviles de contaminación son principalmente buques petroleros y cualquier buque mercante que transporte mercancías potencialmente contaminantes.

Tres simulaciones

AZTI ha realizado tres simulaciones con el objetivo de evaluar los riesgos en las costas vascas, con el resultado de una “nula afectación”. Si bien, hasta ahora no se ha observado impacto alguno en el litoral vasco, las previsiones indican la presencia de vientos del este y del nordeste que en principio impedirán la llegada del vertido a la costa en el corto plazo.

No obstante, en virtud de la activación del Plan, y a fin de anticiparse a la hipotética situación de la llegada del vertido, se ha priorizado la intensa labor de vigilancia permanente a través de la coordinación de las diferentes instituciones, organismos y sectores con el fin de “aunar y coordinar” todos los esfuerzos.

En invierno, las corrientes predominantes en el Cantábrico fluyen de Este a Oeste, al igual que la incidencia estadística de los vientos. Es por ello que no es descartable, sino todo lo contrario, que los microplásticos procedentes de Galicia terminen impactando en las costas vascas.