La descarbonización a través de los agentes Marpol

El sector marítimo se encuentra inmerso en un ambicioso proceso de descarbonización para alcanzar las cotas que marcan la Unión Europea y la Organización Marítima Internacional (OMI). Un reto que requerirá una rápida transformación, por una parte, por los buques que deberán introducir soluciones técnicas y operacionales para reducir su intensidad de carbono y, por otra parte, de los puertos en su conjunto, que deberán adaptarse y facilitar dicho proceso de descarbonización.

Para tratar estos temas, Navozyme ha organizado este jueves un webinar con la participación de Ana Conesa, presidenta de La Asociación Nacional de Agentes Marpol (ANAM), y Manuel Piedra, vicepresidente de ANAM, moderados por Enrique Martín, colaborador de Navozyme.

Manuel Piedra, CEO de Grupo Piedra
Manuel Piedra, CEO de Grupo Piedra

El webinar ha empezando destacando el origen de Marpol hace medio siglo, con el “Convenio Marpol” generado por la OMI, organismo especializado de las Naciones Unidas, donde se incluyen actualmente 6 anexos que engloba todos los residuos que puede generar un buque. Ana Conesa ha destacado que la Ley de puertos incluyó, además, una ecotasa “asegurando una mayor utilización de las instalaciones Marpol”.

Respecto a las oportunidades que generará esta descarbonización, la presidenta de ANAM, explica que “los puertos están haciendo enormes esfuerzos preparando sus instalaciones hacia la descarbonización, con retos tan significativos como la electrificación de los muelles, que puertos como Barcelona, Valencia o Algeciras tienen muy avanzados”. Manuel Piedra, CEO del Grupo Piedra, ha hecho hincapié en la importancia “que esa energía eléctrica sea verde”. Ambos ponentes estaban de acuerdo en la necesidad de legislar “de forma mundial, gradual y con sentido estrictamente técnico”.

La flota actual de buques generó consenso, como flota moderna “con altas posibilidades gracias a los desarrollos y tecnologías actuales, con notables mejoras y una reducción importante de consumos”, ha destacado Ana Conesa, Marpol Product Manager de Tradebe.

En relación a qué combustible monopolizará el transporte marítimo en el futuro, la responsable de Tradebe considera que “no habrá ninguno que acapare el mercado como pasó con los hidrocarburos”, aunque ha destacado la importancia de la reciclabilidad de estos nuevos combustibles y que partan desde el origen “con un diseño que les permita incluirse en la economía circular y sean totalmente sostenibles”. Una economía circular capital para Manuel Piedra, donde su grupo “trabaja exclusivamente con plantas que fomenten estas actividades”.

Para terminar, Ana Conesa ha subrayado que afortunadamente todos los actores como las autoridades portuarias o las navieras, están preocupados cada vez más por la descarbonización: “Pequeños gestos hacen que la economía circular se dispare”, ha finalizado.