La llegada de agua a Catalunya con buques, solo como medida “excepcional”

El transporte de agua desde Sagunto hasta el puerto de Barcelona no sería una medida estructural, y se trabaja en la construcción de las desalinizadoras de Tordera II y del Foix, operativas a partir del 2028

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, y el conseller de Acció Climàtica de la Generalitat, David Mascort, han acordado este lunes que el suministro de agua a Catalunya a través de buques entre los puertos de Sagunto y de Barcelona será solo una medida “excepcional”. Como consecuencia de la emergencia por sequía decretada la semana pasada en Catalunya, el abastecimiento marítimo se realizaría solamente en caso de “estricta necesidad”, por lo que el Govern estudia las desalinizadoras como principales sistemas de suministro. 

El transporte de agua con buques se activaría como medida urgente para “asegurar” el funcionamiento de infraestructuras críticas del área metropolitana de Barcelona “si la situación de sequía continúa sin cambios significativos”, como ha subrayado el Departament de Acció Climàtica a raíz de la reunión. También, ha destacado que están trabajando en la adecuación del puerto de Barcelona para acoger la operativa, y en la localización de buques con la capacidad de transportar el agua necesaria. 

Así, la financiación de las medidas para paliar la falta de agua en Catalunya se formalizará con diferentes medios: mientras que el Gobierno pagará la producción del agua desalinizada, la Generalitat se encargará de financiar el transporte por mar y su inyección a la red de suministro ubicada en el puerto de Barcelona. En esta línea, se baraja la posibilidad de que el agua suministrada con buques proceda de la desalinizadora de Sagunto, que puede producir unos 8 hm3 de agua al año, y que actualmente funciona al 10% de su capacidad. 

Paralelamente al transporte de agua con buques y en la línea de atajar la situación de sequía, la Generalitat ha acordado con el Gobierno que la financiación de las desalinizadoras de Tordera II y del Foix corran a cargo de los Fondos Next Generation, en concepto de crédito del Estado al Govern. Tordera II, una vez esté finalizada, tendrá la capacidad de producir 60 hm3 al año, mientras que la del Foix alcanzará los 30 hm3 anuales. Ambas tienen previsto ponerse en marcha entre el 2028 y el 2029.