Mini Transat: la batalla está servida

La Mini Transat sigue su curso. Tal y como estaba previsto, los regatistas cruzaron anoche un potente frente en el Golfo de Vizcaya, que azotó con fuertes vientos y rachas de 30 nudos, adentrándose en aguas muy revueltas. Estas duras condiciones han causado estragos en la flota de la Mini Transat y algunos regatistas han tenido que lamentar algunos daños menores.

Sin embargo, la batalla continúa y ya se asoma la siguiente complicación: el paso por el Cabo Finisterre, al que ya están llegando los primeros competidores y que se perfila como una etapa muy difícil, a pesar de que las condiciones meteorológicas han mejorado a lo largo del día.

Carlos Manera a bordo del Varador2000

Por el momento, los competidores ubicados más al Oeste tienen una ligera ventaja, ya que se benefician de una mayor presión que sus rivales ubicados más al Este.
Hay que tener en cuenta que este miércoles la flota de regatistas  estuvo muy apretada y que ahora está repartido en casi 120 millas lateralmente y en más de 130 millas en relación con la distancia a la meta. Estas diferencias tendrán seguramente importantes ramificaciones en las próximas horas debido al tramo tan difícil al que se enfrentan ahora.

Los regatistas que van en cabeza son el francés Basile Bourgnon, seguido de la también francesa Julie Simon. En cuanto a los regatistas españoles que ocupan las principales posiciones encontramos a Carlos Manera, de Varador2000. El regatista catalán ha remontado a lo largo de esta noche varias posiciones, empezando la mañana entre el “pelotón de cabecera”. Por ahora, se encuentra en el decimoctavo puesto y primero de la clase de buques punta flecha. Tres posiciones por debajo le siguen Genis Hontoria, a bordo del Blue Oscar.

Está previsto que los primeros regatistas lleguen a Santa Cruz de La Palma dentro de cinco días, posiblemente con cuatro días de ventaja sobre los más retrasados.
Mientras tanto, el objetivo es ir lo más rápido posible, siempre que sea posible. La batalla está servida.