Nace el Corredor Vasco del Hidrógeno: BH2C

El hidrógeno se está convirtiendo en la “piedra filosofal” para el desarrollo económico y la transición energética venidera. En este sentido, se ha dado a conocer la iniciativa BH2C o Corredor Vasco del Hidrógeno, que aspira a ser protagonista en la transición de Euskadi hacia la neutralidad climática.

El proyecto del Corredor Vasco del Hidrógeno, BH2C, supondrá la generación de más de 1.340 puestos de trabajo directos y 6.700 indirectos tras una inversión de más de 1.300 millones de euros hasta el 2026. Destacan los 650 millones previstos en la producción de hidrógeno verde, 250 millones para el desarrollo tecnológico e industrial en toda la cadena de valor y digitalización y 50 millones dedicados a la investigación de aplicaciones del hidrógeno en movilidad, sector residencial e industria. El proyecto cuenta con la participación de 78 organizaciones: 8 instituciones, 12 centros de conocimiento y asociaciones empresariales y 58 empresas y supondrá la producción anual de 20.000 toneladas de hidrógeno y la reducción de más de 1,5 millones toneladas al año de CO2.

El proyecto

BH2C es una iniciativa que contribuirá al cambio el modelo energético y económico para avanzar en la descarbonización de sectores estratégicos como energía, movilidad, industria y servicios. Se trata de una apuesta por la industria, que nace en Euskadi de la mano de Petronor- Repsol, al que se incorporan también organizaciones de otros territorios, y que supondrá una reactivación económica, a través del desarrollo de la cadena tecno- industrial de la economía del hidrógeno. 

El Corredor Vasco del Hidrógeno tiene su origen en la decisión estratégica de Repsol de invertir en Euskadi en proyectos que supongan seguir avanzando en la transición energética y conseguir, así, su objetivo de ser una compañía cero emisiones netas en el año 2050. Además, Petronor ha apostado por convertir a Euskadi en un hub del hidrógeno, haciendo virar definitivamente hacia una economía productiva verde.

Así, se ha formalizado el consorcio del Corredor Vasco del Hidrógeno que cuenta con la participación de 78 organizaciones entre las que se encuentran firmas punteras de la industria vasca, el puerto de Bilbao o las administraciones concernidas. Así, en el acto de firma estuvieron la consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente, Arantxa Tapia; el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria; el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto; el presidente de la Autoridad Portuaria de Bilbao, Ricardo Barkala; el presidente de Petronor, Emiliano López Atxurra; y el coordinador del proyecto, Jose Ignacio Zudaire, entre muchos otros.

Los proyectos que componen la iniciativa BH2C:

Producción de hidrógeno renovable y combustibles sintéticos
Movilidad- Logística de distribución
Descarbonización de la Industria
Usos urbanos y residenciales
Infraestructura
Desarrollo tecnológico industrial

Este proyecto se fundamenta en una estrategia integral, que incluye 34 proyectos de toda la cadena de valor y pretende ser una palanca para transformar el tejido productivo y conseguir mantener el peso de la industria en nuestra economía. Entre ellos destacan proyectos que tienen que ver con el “corazón” de la economía del hidrógeno, como la instalación de una fábrica de electrolizadores, el desarrollo de la pila combustible, el desarrollo de la hidrogenera (surtidor de hidrógeno) y con las aplicaciones de movilidad desarrollo del autobús y el tren de hidrógeno.

Dos fases

El Corredor Vasco del Hidrógeno se desarrollará en dos fases, la primera de ellas ya está en marcha y culminará en el 2026. La inversión prevista de 1.300 millones de euros se traducirá en la producción de 20.000 toneladas de hidrógeno renovable al año y evitarán la emisión de 1,5 millones de toneladas anuales de CO2.

La inversión durante estos primeros años se destinará al desarrollo a la producción de hidrógeno renovable, infraestructuras y aplicaciones necesarias para el despliegue del Corredor Vasco del Hidrógeno.

Por un lado, destaca la inversión de 650 millones de euros en producción de hidrógeno renovable con una capacidad instalada de 112 Mw, para lo que se construirán tres instalaciones. La primera de ellas de Petronor, que estará en funcionamiento en el año 2022, tendrá 2 Mw de capacidad y servirá para alimentar el Parque Tecnológico de Abanto. La segunda instalación de Petronor, EVE y Enagas, que estará en funcionamiento en el año 2024 y ubicada en el puerto de Bilbao, tendrá 10 Mw, y su producción estará destinada a la planta de combustibles sintéticos. La tercera que será para 2025, tendrá 100 Mw y servirá para descarbonizar el proceso productivo de Petronor así como abastecer las necesidades del propio Corredor. Además, se instalará una planta de fabricación de biogás que, a partir de residuos sólidos urbanos, producirá hidrogeno.

Infografía de la planta de producción de gas

Asimismo, 250 millones de euros serán necesarios para alcanzar la madurez necesaria en el desarrollo tecnológico e industrial a lo largo de la cadena de valor y el desarrollo de los procesos de digitalización industriales imprescindibles para el éxito del macroproyecto.

Además, se destinarán 50 millones de euros a proyectos de investigación relacionados con las aplicaciones del hidrógeno en movilidad: transporte de pasajeros,  mercancías de largo recorrido (tren, aviación, naval); residencial: generación de calor y cogeneración para cubrir las necesidades de edificios comerciales o residenciales; e industria de difícil descarbonización.

Esta primera etapa servirá, en definitiva, para sentar las bases de una economía del hidrógeno y obtener los mecanismos tecnológico-industriales que posibiliten su desarrollo; esto permitirá alcanzar el  objetivo de descarbonización del sector energético al tiempo que genera creación de valor en el sector industrial. 

Euskadi: hub del hidrógeno

El tejido industrial vasco, caracterizado por la presencia de importantes compañías cuya huella de carbono puede ser significativamente reducida con la introducción del hidrógeno, es, por tanto, uno de los factores que hacen de Euskadi un lugar privilegiado para el desarrollo de una economía del hidrógeno. De hecho, el territorio cumple todos los requisitos para convertirse en un referente internacional en hidrógeno.

Euskadi cuenta con todos los elementos necesarios para desarrollar un ecosistema entorno al hidrógeno. Por una parte tiene el puerto de Bilbao con experiencia en GNL, y por otra parte, la refinería de Petronor que será generador y consumidor de hidrógeno. Además cuenta con la necesaria malla de gasoductos para el transporte del hidrógeno y se encuentra en una ubicación inmejorable en una ruta de transporte de mercancías de largo recorrido.

En un territorio como Euskadi, donde el peso de la industria alcanza el 25% del PIB, la creación de un ecosistema del hidrógeno representa una oportunidad estratégica que permite basar el crecimiento económico en una industria descarbonizada, algo especialmente relevante en un contexto como el actual, marcado por la caída de actividad que ha provocado la pandemia.

Anterior artículoEl puerto de Cartagena recibe 12 millones de inversión privada
Siguiente artículoEl fondo Puertos 4.0 admite seis proyectos del puerto de Tarragona