Las navieras de los fabricantes chinos de coches alcanzan Europa

Las denuncias sobre la supuesta peligrosidad de transportar vehículos eléctricos por mar, por el posible incendio de las baterías, ha tenido una respuesta fulminante por parte de los fabricantes chinos BYD y SAIC: la creación de su propia naviera para transportar coches de 7.000 en 7.000.

En su estrategia logística se interpone, de un lado, los problemas para encontrar transporte marítimo para este tipo de vehículos. Armadores y aseguradoras desconfían de la seguridad de las baterías de los coches eléctricos. Por otro, el alto precio de los fletes de los buques ro-ro, que Clarksons cifra en 115.000 dólares diarios, tampoco facilita la extensión global de los eléctricos chinos.

La flota propia de SAIC

El mayor fabricante chino de vehículos eléctricos, SAIC, ha lanzado su propia marca logística Anji Logistics Co., con 31 buques dedicados. Ahora ha dado un paso más, con la construcción de su nuevo buque dual, propulsado por GNL, SAIC Anji Sincerity, capaz de cargar 7.600 coches de una tacada en sus 200 metros de eslora y 38 de manga.

Este buque, entregado a finales de enero, navega en estos momentos por el Mediterráneo y ha tocado ya los puertos de Derince (Turquía) y Livorno (Italia). En breve entrará en funcionamiento el SAIC Anji Splendor, de similares características.

El Sincerity es el primero de una futura flota propia de 14 buques para movilizar su producción: el pasado año SAIC Motor vendió 1,21 millones de unidades en el extranjero. En Europa, su vehículo estrella es el MG4 EV, marca comercial que vendió 840.000 vehículos. Anji Logistics también ofrece servicios de logística marítima de vehículos a otras empresas automotrices chinas, como Dongfeng Motor, Yutong y Great Wall Motor.

El SAIC Anji Sincerity en el puerto turco de Derince
El SAIC Anji Sincerity en el puerto turco de Derince

El caso BYD

Por su parte, el fabricante BYD construyó el pasado año más de tres millones de vehículos y exportó casi un cuarto de millón de coches, triplicando los números del año anterior, y para este 2024 pretende superar de largo esta cifra.

Sus problemas logísticos han comenzado a solucionarse también gracias a su propia naviera. Así, el buque BYD Explorer 1 ya ha realizado su viaje inaugural entre el puerto de Xiaomo, en Shenzhen, y Europa. Una vez visitados los puertos de Vlissingen (Países Bajos), Bremerhaven y Hamburgo (Alemania), Amberes y Zeebrugge (Bélgica), partió con destino a Port Louis (Islas Mauricio).

BYD se ha lanzado a la construcción de sus propios buques, ocho en total en los dos próximos años, capaces de transportar hasta 7.000 vehículos por viaje. El primero de ellos, el BYD Explorer 1, está matriculado en Liberia, tiene 199,9 metros de eslora, 38 de manga y 69.407 GT.

Propulsado por GNL gracias a su motor dual, “el buque ejemplifica el compromiso de BYD con el transporte marítimo sostenible gracias a los avances pioneros en tecnologías de construcción naval ecológicas e inteligentes”, según explica el fabricante chino.

BYD se muestra también partidario de compartir su logística puesto que “la compañía no sólo planea utilizar estos buques para sus propias operaciones, sino también participar en asociaciones abiertas para dar paso a una nueva época en la que los fabricantes de automóviles chinos continúen con su expansión internacional”.