Iberdrola, luz verde para el parque eólico marino New England Wind

La compañía energética vasca Iberdrola ha recibido la autorización de la Administración Biden, la primera de su mandato, para su parque eólico marino New England Wind. Esta autorización ROD (Registro Federal de Decisión), se ha obtenido a través de la filial de la compañía en EE UU, Avangrid, y es un requisito necesario para la construcción del parque junto a la Aprobación del Plan de Construcción y Operaciones (COP), prevista para julio del 2024 y se suma a la Declaración Final de Impacto Ambiental (FEIS), recibida en febrero pasado. 

Estados Unidos es el principal foco inversor de Iberdrola dentro de su plan estratégico 2024-2026, al que destinará 41.000 millones de euros. En concreto, el país recibirá el 35% de la inversión, unos 14.350 millones de euros. En lo referido a las renovables, Iberdrola invertirá 15.500 millones de euros de los que más de la mitad se focalizarán en eólica marina en Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Alemania, hasta sumar 3.000 MW instalados.

En la pasada WindEurope 2024, celebrada en Bilbao, el presidente de Iberdrola, Ignacio S. Galán, adelantó este y otros planes de expansión de la eólica marina tanto en Estados Unidos como en Europa.

Ignacio S. Galan, presidente de Iberdrola
Ignacio S. Galán, presidente de Iberdrola

New England Wind

Iberdrola es el principal promotor de energía eólica marina de Estados Unidos y, dentro de su portfolio se encuentra el proyecto New England Wind, formado por New England Wind 1 y New England Wind 2.

La primera fase está muy avanzada para un parque que estará ubicado a unos 50 kilómetros al Sur de Barnstable (Massachusetts). Podría comenzar a construirse en el 2025 y estar en funcionamiento comercial antes del final de esta década, contribuyendo así a alcanzar los ambiciosos objetivos climáticos fijados para el 2030 por el estado de Nueva Inglaterra.

New England Wind tiene el potencial para proporcionar aproximadamente 2 gigavatios de energía limpia y fiable, suficiente para abastecer a casi un millón de hogares y empresas de la región, lo que supondría la reducción de casi 4 millones de toneladas de dióxido de carbono, equivalente a retirar de la circulación unos 700.000 coches al año durante la vida útil del proyecto. 

El proyecto también ofrece oportunidades de crecimiento económico y de atracción industrial en la zona, como un centro de ensamblaje, un centro de formación en eólica marina, una nueva fábrica de grúas marítimas, o instalaciones de operaciones y mantenimiento en Bridgeport, Connecticut y New Bedford, entre otros. 

En total New England Wind creará hasta 9.200 puestos de trabajo cualificado a tiempo completo y aportará 8.000 millones de dólares en inversiones directas a la región.

También en Europa

Entre los proyectos más destacados en eólica marina de Iberdrola, en Europa destacan en Reino Unido el complejo East Anglia Hub, que contiene tres proyectos con una capacidad instalada total de 2.900 MW; Saint-Brieuc, en la bretaña francesa, o sus tres parques en aguas bálticas: Wikinger, Baltic Eagle y Windanker. 

Muchos de los componentes de estos parques tienen participación de empresas de nuestro país, a través de empresas como Navantia, Haizea Wind y Siemens Gamesa, y puertos como el de A Coruña, Avilés, Bilbao y Ferrol, entre otros. 

En Estados Unidos, Iberdrola cuenta con el parque Vineyard Wind I en construcción en Massachusetts, que, con 806 MW de capacidad, es el primer parque eólico marino a escala comercial del país y suministrará energía limpia y fiable a 400.000 hogares. El pasado 27 de marzo, presentó numerosas propuestas para nueva energía eólica marina en Massachusetts-Rhode Island-Connecticut y tiene la esperanza en que los estados anuncien los proyectos seleccionados en agosto del 2024.