Nueva acción de promoción del Tren Directo Madrid-Aranda- Burgos

El grupo de trabajo creado para potenciar la línea férrea del Ferrocarril Directo Madrid-Aranda- Burgos ha solicitado, de manera formal, una reunión conjunta a las Consejerías de Fomento y Transportes de las comunidades de Madrid, Gobierno Vasco y Castilla y León para abordar el futuro de la línea 102. Se trata de una acción que surge dentro de la estrategia que se han marcado sectores ferroviarios, empresariales, logísticos, sociedad civil y alcaldías afectadas por la línea con el objetivo de que esta se reabra nuevamente al tráfico teniendo en cuenta las valoraciones de asociaciones empresariales y operadoras privadas que muestran el interés existente para la reapertura completa de la línea.

El presidente de la plataforma, Jorge Núñez, tiene la esperanza de ser recibidos por los responsables regionales para demostrar que su compromiso es real y poder optar a los fondos de reconstrucción europeos. Se trata de aprovechar esos 70.000 millones de euros -que serán gestionados por las comunidades autónomas entre el 60 y el 70%- para dos actuaciones concretas. De un lado, para realizar las primeras actuaciones de control de vegetación, que está ocasionando un grave daño a la vía. De otro, una intervención en el túnel de Somosierra a través de un convenio con ADIF y el Ministerio de Transportes.

El grupo de trabajo está formado por la tres administraciones autonómicas, la Plataforma por el Ferrocarril, por la Asociación de Empresas Ferroviarias Privadas (AEFP), la patronal burgalesa FAE, el centro de Transportes de Burgos, la Cámara de Comercio de Burgos, la Plataforma por las Infraestructuras de Aranda de Duero, la coordinadora por el nordeste de Segovia (CODINSE), el Plante por el Directo, los ayuntamientos de Aranda de Duero y Burgos, la Asociación por la Recuperación del Patrimonio Ferroviario, el comité provincial de ADIF de Burgos, la Autoridad Portuaria de Bilbao y el grupo de acción local Sierra Norte de Madrid (GALSINMA).

Las tres comunidades autónomas afectas (Madrid, Castilla-León y Euskadi) apoyan sin fisuras este proyecto y así lo han hecho constar en numerosas ocasiones. En 2017 se llevó a cabo una reunión en el puerto de Bilbao que contó con la presencia del máximo responsable de la APB del momento, Asier Atutxa, el alcalde de la ciudad de Burgos, Francisco Javier Lacalle; el vicepresidente de la diputación burgalesa, Ángel Guerra; Baudilio Fernández-Mardomingo, delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Burgos; y los presidentes de las Cámaras de Comercio de Bilbao y Burgos, José Ángel Corres y Antonio Miguel Méndez.

Entonces Lacalle consideró «fundamental» que en los Presupuestos Generales del Estado se recogiese una partida para “dar el primer paso”, la redacción del proyecto de mejora y acondicionamiento de la vía, y “poder avanzar en la ejecución de las obras en los siguientes ejercicios”. Señaló que de los 300 kilómetros del ramal ferroviario, “150 están ya en servicio”, renunciando a la electrificación de la línea, que conllevaría una inversión muy superior, unos 100/150 millones de euros.

Jose Ángel Corres dijo entonces que “las empresas vizcaínas podrían beneficiarse” de la conexión de mercancías norte-sur, mientras Méndez defendió “el eje ferroviario central” como elemento vertebrador y de competitividad.

Según el presidente del Puerto de Bilbao, esa conexión directa desde Burgos es algo «absolutamente estratégico» porque permitiría al enclave ser «mucho más competitivo» e incrementar la zona de influencia del puerto en Castilla-León y Madrid con el acondicionamiento del tramo ferroviario con una «inversión pequeña», en torno a 12 a 15 millones de euros. Máxime cuando la APB ha puesto en servicio la terminal ferroportuaria de Pancorbo, instalación que se vería beneficiada por una conexión “más rápida y competitiva”, sobre todo una vez finalizada la Variante Sur Ferroviaria del Puerto de Bilbao.

Anterior artículoFerrmed abordará el impacto positivo del ferrocarril sobre el plan de recuperación europeo Covid-19
Siguiente artículoEmiratos Árabes Unidos y Consorci de la Zona Franca de Barcelona estudian alianzas