Nueva-Aquitania y SNCF acuerdan la mejora del servicio ferroviario

La modernización ferroviaria no es una cuestión pendiente exclusiva de nuestro país sino que toda Europa se ha lanzado a una remodelación de sus redes de comunicación. Un buen ejemplo es el acuerdo firmado por la Región de Nueva Aquitania con SCNF Réseau (el equivalente a Adif) para la inversión de 1.500 millones de euros, prorrogable por otros cuatro años más (hasta el 2028), acuerdo en el que SCNF-R se compromete a invertir otros 475 millones anuales en labores de regeneración, mantenimiento y desarrollo de la red ferroviaria neoaquitana.

En el 2019, la Región de Nueva Aquitania redactó un Plan Director de Inversión Ferroviaria (PDI Fer), con el fin de regenerar las líneas de su territorio y en abril de éste 2021, el plan llevó a la firma de un memorando de entendimiento con el Estado. Ahora, Alain Rousset, presidente del Consejo Regional de Nueva Aquitania, y Luc Lallemand, presidente-director general de SNCF Réseau, han firmado el contrato de ejecución 2021-2024, financiado al 62% por la Región y el 38% restante por el Estado.

Régimen de beneficio mutuo

Este acuerdo debe dar lugar a compromisos de financiación plurianuales que permitan a SNCF-R adquirir los recursos internos y externos para llevar a cabo estudios y obras de ingeniería, de acuerdo con el calendario del plan de financiación. Esta inversión se realiza para apoyar la modernizar la red, con el fin de mejorar la calidad del servicio: la Región y SNCF-R implementarán un mecanismo específico para controlar y reducir las causas de las incidencias bajo la responsabilidad del administrador de infraestructuras, con el fin de lograr el objetivo de cumplimiento satisfactorio del 95% de los servicios ferroviarios en el horizonte del 2024.

El Consejo Regional de Nueva Aquitania y SNCF-R definen en este contrato de ejecución los principios para contribuir a la consecución de este objetivo, como son un sistema contractual que complemente los ya existentes y cuya finalidad sea también fomentar la mejora de la calidad; un sistema equilibrado, progresivo y con objetivos, para SNCF-R y compromisos por parte de la Región de respetar las necesidades de construcción. También establece un régimen de beneficio mutuo cuyas bonificaciones o penalizaciones se reinvertirán para un mejor rendimiento de las líneas regionales; y un régimen económico cuyos importes movilizados en virtud de estas bonificaciones sean “incentivadores”, pero sostenibles para el equilibrio económico de SNCF-R. Así, este sistema de bonificaciones y penalizaciones no será superior a medio millón de euros anuales en el primer período (2021-2024), pudiéndose ampliar hasta un millón en los años siguientes (2024-2028).